La vacuna contra el Covid-19 es una esperanza, pero no una solución a largo plazo para la reactivación del sector turístico (que tomaría entre 2.5 y 5 años más), porque los retos actuales son enormes, entre ellos asegurar la conectividad aérea, aún con las afectaciones que enfrentan Interjet y Aeroméxico, comentó el presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), Braulio Arsuaga.

De acuerdo con las últimas cifras reportadas, se prevé que el año pasado, por la crisis sanitaria, México dejó de captar divisas turísticas por 13,600 millones de dólares y 20.6 millones de turistas internacionales, en comparación con el 2019.

“Este año no se ve nada bien. Sin movilidad no hay turismo y la capacidad de las aerolíneas ahora está al 70%, lo que es importante, aunque no permite que puedan tener un volumen correcto de ingresos”, comentó.

Arsuaga y el director del Centro de Investigación y Competitividad Turística Anáhuac (CICOTUR), Francisco Madrid, presentaron ayer sus pronósticos de crecimiento para el presente año y, por la incertidumbre actual, incorpora un margen inusual de error de +/- el 10 por ciento.

En ingresos por visitantes internacionales prevén la captación de 13,700 millones de dólares, el 24.5% más que el año pasado, pero el 44.5% menor respecto al año pre pandemia del 2019 y en llegadas de turistas internacionales 27.1 millones de personas, el 10.9% más que el 2020, pero el 40% menos que hace dos años.

AICM pone laboratorios

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) informó que el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México (AICM) apoyó la instalación de un laboratorio para que pasajeros y tripulación de vuelos internacionales puedan realizarse las pruebas de Covid-19, requisito para viajar a algunos países, entre ellos EU, como lo había solicitado el CNET y la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero).

alejandro.delarosa@eleconomista.mx