Los aranceles que aplicará Estados Unidos a las importaciones de acero y aluminio originarias de México y Canadá a partir de este viernes propiciarán un alargue de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), afirmó Wilbur Ross, secretario de Comercio estadounidense.

Las conversaciones “tardaban más de lo que esperábamos”, dijo Ross en una conferencia de prensa. “Ya no hay una fecha muy precisa en la que puedan concluir”.

El Departamento de Comercio confirmó el jueves que impondrá aranceles adicionales de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio originarias de México, Canadá y la Unión Europea.

El presidente estadounidense, Donald Trump, impuso el 8 de marzo del 2018 aranceles de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio, argumentando preocupaciones de seguridad nacional; pero dejó abierta la opción de excepciones para México y Canadá.

La exclusión temporal de sus dos vecinos estuvo condicionada a la renegociación (o avance de la misma) de un TLCAN beneficioso para la economía estadounidense.

Trump dijo que las excepciones permanentes a estos aranceles podrían incluirse en el TLCAN, dependiendo de lo que México y Canadá estén dispuestos a comprometer.

En tanto, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, estimó como “muy difícil” que se alcance un acuerdo en principio en las negociaciones del TLCAN antes de las elecciones presidenciales de México, programadas para el 1 de julio.

Comunicó, asimismo, que México continuará negociando una nueva versión del TLCAN, sobre la cual se han concluido sólo nueve de 30 capítulos, quedando pendientes los asuntos más controvertidos, todos puestos en la mesa por el gobierno del presidente Trump y con el objetivo expreso de él de reducir el déficit comercial estadounidense con México y Canadá.

Sunset arruinó acuerdo

La cláusula sunset estropeó la posibilidad de que Estados Unidos y Canadá lograran un acuerdo la semana pasada en torno a la renegociación del TLCAN, afirmó el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Mientras la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, evidenció el gran interés que tiene en las revisiones quinquenales de ese pacto comercial, Trudeau aseveró que ningún primer ministro de Canadá firmará la inclusión de una cláusula sunset en el TLCAN.

“Hubo un ofrecimiento que hice directamente al presidente (Donald Trump) la semana pasada para ir personalmente a Washington con Chrystia (Freeland) y sentarme a conversar con el presidente sobre los últimos detalles del TLCAN, porque existían las líneas generales de un acuerdo ganar-ganar-ganar”, dijo Trudeau en una conferencia de prensa este jueves.

“Recibí una llamada del vicepresidente (Mike) Pence el martes en la que me impresionó que había una condición previa para poder reunirnos: que Canadá aceptara una cláusula de extinción para el TLCAN. Tuve que destacar que no había posibilidad de que ningún primer ministro canadiense firmara un acuerdo TLCAN que incluyera una cláusula de suspensión de cinco años y, obviamente, la visita no ocurrió”, agregó.