Arabia Saudita detuvo las importaciones de carne de vacuno y aves de corral de cuatro empresas brasileñas tras las acusaciones de que inspectores de ese país habrían aceptado sobornos para permitir la venta de carnes podridas o contaminadas con salmonela.

Tras una investigación de dos años en la industria cárnica de Brasil, la policía acusó a más de 100 personas, en su mayoría inspectores de sanidad, de aceptar sobornos para permitir la venta de productos rancios, falsificación de documentos de exportación o no haber inspeccionado las plantas procesadoras.

"Esta medida fue tomada en el interés de la seguridad de los ciudadanos y residentes" dijo un comunicado de la Autoridad de Alimentos y Medicamentos de Arabia Saudita, difundido la noche del miércoles por la agencia de noticias oficial SPA.

Entre las empresas afectadas se encuentran JJZ Alimentos SA, Frango Dm Industria e Comercio de Alimentos Ltda, Seara Alimentos subsidiaria de JBS, la mayor compañía procesadora de carne del mundo , y BRF SA, el mayor exportador de aves de corral del mundo.

Las empresas niegan haber cometido irregularidades y las autoridades han dicho que no se han presentado casos de muerte o enfermedades ligados a la investigación sobre la carne contaminada.

Las exportaciones de carne brasileña a Arabia Saudita ascendieron a casi 24,000 toneladas en los primeros 10 meses del 2016, según un estudio realizado por Meat and Livestock Australia, un servicio de investigación.