Ni confrontación, ni sumisión. La solución es el diálogo y la negociación con el nuevo gobierno de Estados Unidos, que encabeza Donald Trump, definió el presidente Enrique Peña Nieto.

Sí. Sí vamos a una negociación. Y para que sea exitosa, debemos tener bien definidos los principios que nos guiarán y los objetivos que perseguiremos .

Por el tono que tomaron las pasadas campañas electorales en el vecino país del norte, dijo, hay quienes sugieren que el gobierno mexicano asuma una postura agresiva y de confrontación, mientras que otros más anticipan sumisión, pero que ninguna de esas posiciones son las adecuadas.

Es evidente que Estados Unidos tiene una nueva visión para su política exterior. Ante esta realidad, México está obligado a tomar acciones para defender sus intereses nacionales. Es claro que tenemos que iniciar una negociación , admitió.

Y mientras Donald Trump firmaba el decreto que oficializa la salida de Estados Unidos del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), Peña Nieto anunció que México procederá a pactar nuevos tratados con los socios del bloque y apostará por la búsqueda de más socios comerciales para el país.

Como actor con responsabilidad global, detalló, serán dos los objetivos de la política exterior durante el resto de su mandato, a partir del arribo de Trump:

Fortalecer la presencia de México en el mundo para diversificar sus vínculos políticos, comerciales, de inversión, en materia de turismo y de cooperación, así como construir una nueva etapa de diálogo y negociación en la relación bilateral.

Desde la residencia oficial de Los Pinos, en presencia de representantes de los sectores productivos del país, líderes sindicales, legisladores, invitados especiales e integrantes de su gabinete, explicó que la negociación que conducirá a la nueva relación bilateral con el gobierno del mandatario número 45 de Estados Unidos, a quien en ningún momento de su alocución mencionó por su nombre, habrá de guiarse en cinco principios para alcanzar 10 objetivos.

Reconoció también que dicha relación deberá redefinirse sobre bases de mayor certidumbre.

El respeto a la soberanía nacional, anticipó, será la prioridad a exigir a la administración de Trump en el arranque de las negociaciones en puerta, que esta misma semana iniciarán en Washington con sus contrapartes estadounidenses, los enviados de su gobierno, Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo, secretario de Relaciones Exteriores y de Economía, respectivamente.

México y Estados Unidos dialogaremos como países soberanos. Nosotros habremos de hacerlo con seguridad, con dignidad, firmeza y confianza en nuestras fortalezas (...) Si bien para México la relación con los Estados Unidos es fundamental, también para Estados Unidos la relación con México es de altísima importancia .

Pidió luego el respaldo de la sociedad civil en general, empresarios e instituciones del Estado mexicano para negociar y forjar la nueva relación con el gobierno norteamericano.

En la definición de las nuevas reglas de la relación con América del Norte, precisó, la protección de los mexicanos, dentro y fuera del país, será la mayor prioridad de su gobierno.

Llevaremos a la mesa todos los temas: el comercio, sí, pero también la migración, y los temas de seguridad, incluyendo la seguridad de la frontera, las amenazas terroristas y el tráfico ilegal de drogas, armas y efectivo .

Listos ante cualquier escenario: CCE

Previamente, Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) urgió al gobierno federal a defender el proceso de integración regional, el TLCAN, porque ha generado muchos beneficios para las empresas y trabajadores en los tres países firmantes del mismo.

Trabajaremos de forma intensa y coordinada con el gobierno para lograr este objetivo. Estamos preparados para enfrentar el proceso (de negociación), con decisión y firmeza, con inteligencia y serenidad para tomar las decisiones que sean necesarias ante cualquier escenario , advirtió.

Acto seguido, Carlos Aceves del Olmo, secretario general de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), solicitó al presidente Peña Nieto que en la negociación en puerta ahora sí se favorezca a los trabajadores, que llevan esperando apoyo y respaldo del gobierno y empresarios desde hace más de 20 años, cuando se firmó el TLCAN.

Los 10 ejes de México para renegociar vínculo con EU

  • Modernizar el TLCAN e incluir los sectores de las telecomunicaciones, energía y comercio electrónico.
  • Proteger el flujo de inversiones hacia México para asegurar que el país siga siendo un destino confiable y atractivo para invertir.
  • Comprometer al nuevo gobierno de EU a garantizar trato humano y respetar los derechos de los migrantes mexicanos.
  • Garantizar que el proceso de repatriación de migrantes indocumentados sea ordenado, respetuoso de los derechos humanos y coordinado entre ambas naciones.
  • Asumir un compromiso concreto para trabajar de manera conjunta en promover el desarrollo de los países de Centroamérica.
  • Asegurar el libre flujo de remesas de los connacionales que radican en territorio estadounidense y evitar que se dificulte o encarezca su envío.
  • Obligar al gobierno de Donad Trump a asumir el compromiso de detener el ingreso ilegal de armas y de dinero de procedencia ilícita a México.
  • Preservar el libre comercio entre Canadá, EU y México y que los intercambios comerciales sigan exentos de cualquier arancel o cuota.
  • Hacer que cualquier nuevo acuerdo comercial con EU se traduzca en mejores salarios para los trabajadores en México.
  • Pugnar por que la frontera entre México y EU sea espacio de convivencia, seguridad, prosperidad y de desarrollo compartido con la visión de una frontera que una y no que divida.

Nuevos ojos para el mundo

  • La estrategia de fortalecimiento de la presencia de México en el mundo para incluirá:
  • Imprimir a las relaciones con los países de América Latina y el Caribe un mayor sentido estratégico.
  • Con América del Sur, el gobierno mexicano continuará fortaleciendo la integración regional con sus socios de la Alianza del Pacífico, pero también se acercará más a Argentina y Brasil.
  • La prioridad en Europa es concluir este año la actualización del acuerdo global, que incluye la modernización del TLCUEM, y concluir el proceso de modernización del tratado que México tiene con la Asociación Europea de Libre Comercio.
  • Con el Reino Unido, el país está listo para iniciar negociaciones para un acuerdo comercial, una vez que se formalice su salida de la Unión Europea.
  • En Asia-Pacífico, la prioridad es confirmarse como actor relevante para intensificar los flujos de comercio y turismo.

rramos@eleconomista.com.mx