El gobierno de Donald Trump podría bloquear cualquier operación que se ejecute en suelo norteamericano entre la petrolera rusa Rosneft y la refinería Citgo, propiedad de Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Hace unos días, senadores del Congreso de Estados Unidos acompañados de analistas y expertos norteamericanos, realizaron una sesión para tratar las crisis política, económica, social y humanitaria en Venezuela y proponer opciones de políticas estadounidenses para combatirlas; además de posibles sanciones.

Ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, la académica Shannon O’Neill, argumentó que Estados Unidos podría iniciar un examen preventivo a través del Comité de Inversión Extranjera en los Estados Unidos (CFIUS) en relación con la posible adquisición por parte de Rosneft de Citgo, en caso de un default de deuda correspondiente a los bonos PDVSA 2020.

Al respecto, señalan que la petrolera rusa puede llegar a quedarse con una porción de las acciones de la refinería Citgo, en caso de un incumplimiento en el pago de deuda por parte de PDVSA, lo que le daría el control mayoritario de la holding. Pero esta operación puede ser bloqueada por Estados Unidos, ya que la empresa rusa sigue estando bajo las sanciones del gobierno norteamericano y de la Unión Europea contra las empresas y personas involucradas en la anexión o invasión militar de Crimea.

El gobierno (venezolano) ha confiado en la venta de activos y en la reingeniería financiera para mantenerse en buenos términos con sus acreedores. Negoció nuevos y extendidos términos sobre los pagos de petróleo con China, su mayor acreedor. En el último trimestre del 2016 intercambió cerca de 3,000 millones de dólares en bonos de Pdvsa por vencimientos más largos, y recaudó 1,500 millones millones de dólares adicionales de la petrolera rusa Rosneft. También colocó otros 5,000 millones de dólares en títulos a largo plazo con compradores no divulgados. Si los precios del petróleo suben en el 2017 como es de esperar el gobierno tendrá suficiente capacidad de pago , destacó Shannon ante el Senado.

No obstante, resalta que aunque será bastante difícil, existe una buena posibilidad de que el gobierno pueda confundirse financieramente .

Sobre el tema, el banco de inversión Torino Capital explica que cualquier acción por un presidente de los Estados Unidos ejecutada por las recomendaciones de CFIUS, probablemente sólo se materializaría en el caso de un incumplimiento de deuda por parte de Venezuela.

Esta acción podría obligar a Rosneft a vender su participación en Citgo en vez de adquirirla, una desinversión forzada después de un evento de default podría causar un caos considerable en un momento en el cual los tenedores de bonos estarían intentando tomar control del colateral (Citgo) , destacó Torino en un reporte enviado a clientes.

Esta nota fue publicada originalmente en El Estímulo de Venezuela.