La cervecera más grande del mundo, Anheuser-Busch InBev, pronosticó un crecimiento más rápido para lo que queda del año impulsado por el Mundial de fútbol, después de que unas fuertes ganancias en la mayor parte de América Latina superaron la debilidad de Estados Unidos a comienzos de 2018.

El fabricante de Budweiser, Stella Artois y Corona había pronosticado un primer trimestre débil, pero dijo el miércoles que su desempeño había sido un poco mejor de lo esperado y que el crecimiento debería acelerarse a lo largo del año, principalmente en el segundo semestre.

El jefe financiero de AB InBev, Felipe Dutra, dijo que la firma confiaba en que sus volúmenes en Brasil, su segundo mercado más grande, retornaran a la senda del crecimiento en el segundo trimestre, gracias a un mayor consumo impulsado por su patrocinio del Mundial que se disputará en Rusia entre junio y julio.

Dutra dijo que el evento podría aumentar los volúmenes anuales en Brasil y Argentina entre 0.5 y 1 punto porcentual, ya que los partidos del Mundial tradicionalmente impulsan el consumo de cerveza en los días del invierno austral.

Su ganancia antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (EBITDA) en el primer trimestre, la cifra más vista por los mercados, aumentó un 6.6% a 4,990 millones de dólares, justo por encima del pronóstico promedio en una encuesta de Reuters de 4,980 millones de dólares.

El aumento incluyó una utilidad de 160 millones de dólares por ahorros luego de la compra de SABMiller en cerca de 100,000 millones de dólares, lo que eleva el total a la fecha a 2,290 millones de dólares. AB InBev apunta a ahorros de 3,200 millones de dólares por un acuerdo que le ha permitido agregar países de América Latina y extender su alcance a África.

Las acciones de AB InBev, que se han desplomado más de 25% desde que se concluyó la adquisición, subían 3.4% a las 11:53 GMT.

RBC Capital Markets describió el desempeño de la compañía en el trimestre como bueno "en relación con las expectativas moderadas", en medio de un desempeño muy fuerte en México, Colombia y Argentina.

Los volúmenes de cerveza crecieron en esos tres grandes mercados, pero disminuyeron en Estados Unidos, su mercado más grande, y en Brasil. Sin embargo, las ganancias aumentaron en el gigante sudamericano por unos precios más altos y unos costos más bajos.