Emma Colín Guadarrama, presidenta municipal de Amanalco de Becerra para el periodo 2019-2021, si los tribunales no la destituyen antes, vive un drama por reunir 56 millones de pesos para poner fin a una demanda de Telmex contra su municipio que implica además su separación del cargo.

El origen está en que el alcalde del año 2011, Gerardo Colín, exigió dinero a Teléfonos de México (Telmex) por instalar infraestructura en el territorio amanalquense. Se sobrevino entonces una demanda y una contrademanda en la que Telmex demostró tener la razón y reclamó 20 millones de pesos que había dejado en la tesorería de Amanalco como fianza. 

El dinero se esfumó y por capital, actualización e intereses, la cifra se elevó a 51.3 millones de pesos al empezar el 2019 y a 56 millones de pesos hace unos días.

Amanalco enfrenta una treintena de demandas con personas particulares, empresas y también deudas con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), casos que tienen un valor conjunto por aproximadamente 60 millones de pesos. Pero la de Telmex es la tarea prioritaria, dado que la destitución de Emma Colín podría traer un consigo una crisis política en el gobierno de ese pueblo.

El detalle de la trama entre Amanalco y Telmex puede leerse aquí, y mientras, la presidenta municipal cuenta más sobre esta historia en entrevista con El Economista:

—¿Sabía de esta historia antes de ser presidenta municipal? ¿No pensó que la resolución del juicio podría tocarle a usted enfrentarla?

—Tenía conocimiento de que había una demanda de Telmex al municipio. Pero, sinceramente, desconocía mucho del tema. No sabía a ciencia cierta en qué grado estaba esta demanda.

Una vez ganada la elección y a finales de noviembre de 2018, supe un poco más; pero, insisto, no sabía de la gravedad del asunto. La información que nos daban en el gobierno (local) era poca. Fue hasta que tomé posesión del cargo, cuando me di cuenta de las cosas. El día 2 de diciembre llegó la primera notificación que yo recibí y era para presentarme el día 7, ya con una definitoria por parte del tribunal.

—Medios locales aseguran que ya hubo un convenio firmado con Telmex; que se pagaron 2 millones de pesos; siendo así, ¿qué se negoció? ¿Se suspendió o se aplazó su destitución?

—Eso es falso, no se ha hecho ningún pago, porque para hacer un depósito debemos tener un convenio primero. Se han ventilado muchas noticias; se ha dicho que el dinero que se retiró de la fianza de Telmex se ocupó en obra pública y eso es una total mentira, porque buscando en las observaciones del auditor no se marca ninguna obra; ninguna que tenga relación con ese dinero, en lo absoluto.

—¿Qué hay del apoyo del gobierno estatal para terminar este asunto? ¿Puede entenderse que si hay acuerdo con Telmex es porque ellos fungieron como una suerte de respaldo o “fiador”?

—Esto en realidad fue un acercamiento con el gobierno del Estado. Yo había estado pidiendo una cita con el gobernador (Alfredo del Mazo); quería tratarle este tema y por eso pedí una cita económica. Incluso fui a su oficina y pedí una audiencia con él; después él vino al municipio porque se inauguró una universidad aquí. Ahí le entregué una carpeta para el saneamiento financiero, porque Amanalco no tiene solamente esa deuda. Tiene otra de aproximadamente 20 millones de pesos, ya que el presidente anterior no pagó al Servicio de Administración Tributaria (SAT) los impuestos sobre retención de salarios.

Telmex no es la única deuda, sin embargo, sí es la más urgente. En esa ocasión le entregué al gobernador la carpeta donde venían todos los detalles de endeudamiento que tiene Amanalco, prácticamente está en quiebra y no caería de extraño que se hiciera una declaración oficial. En ese momento le expliqué el caso Telmex; incluso, en ese momento estuvo presente Mercedes Colín Guadarrama, a quien pedí que me ayudara a convencer al gobernador de que nos ayudara con este asunto de la deuda. Ella es hermana del presidente que estuvo gobernando cuando esto con Telmex inició.

—El gobierno estatal dice que ellos no pagarían la deuda, pero que sí los acompañarían en las pláticas con Telmex, como intermediarios….

—Intermediarios… Realmente no nos sirve mucho que sean intermediarios con Telmex, porque para eso también nos sirven los senadores. No necesitamos más que sean intermediarios, lo que realmente necesita Amanalco es que el gobierno del estado nos ayude a absorber esta deuda o en que, en su caso, nos otorgue un recurso para poder atender esta demanda.

—¿Se ha apersonado a usted en las oficinas de Telmex o en el corporativo de Carso para platicar con Héctor Slim Seade, por ejemplo?

—Primero fui sola, luego fui con mi abogado a Telmex y después fui acompañada por el jurídico de la Secretaría de Finanzas del estado, pero en ese momento no se llegó a ningún acuerdo. Se pusieron dos propuestas en la mesa. Pero lo que Telmex quiere está en que se le pague la fianza total, que son los 20 millones de pesos.

Eso lo quiere en un solo depósito, en una sola exhibición, y lo que resta, que ya serían 36 millones de pesos, lo quiere en un plazo en cinco años. Es claro que no estamos en condiciones de hacer esos pagos. De verdad que nuestra voluntad es mucha, pero no podemos hacerlo con los recursos que tiene el municipio; no se puede porque simplemente no es suficiente.

—¿Esto quiere decir que no los ve a ellos, a Telmex, con voluntad de negociar?

—Hasta ahora no ha habido la intención de bajar el tema de los intereses; la multa. Tomando en consideración que es un municipio con muy pocos recursos y pues Telmex es un poderío, no le pasaría nada si condona la deuda, por lo menos los intereses o que nos dé más tiempo.

Claro que no buscamos eso porque sí y yo sé que está en todo su derecho de demandar a Amanalco, porque, de entrada, era una fianza y que el entonces presidente no debió tomar, hasta que, en su caso, ganara el juicio. Y no fue así, porque el juicio todavía estaba en proceso cuando retiraron el dinero de esa cuenta.

Estoy cociente que Telmex está en su derecho. Pero apelo a su buena voluntad, a que nos ayude de alguna manera no siendo tan duros con Amanalco, toda vez que nosotros tenemos intención de saldar esa deuda, pero necesitamos tiempo y unas mejores condiciones de pago.

—Su cargo es temporal y si las cortes no dictan una resolución, usted se irá en el 2021. ¿Qué realmente puede hacer o está en sus manos para aligerar esta carga al siguiente presidente municipal?

—En principio, si esto no avanza, no podría continuar yo. Si el juicio avanza, porque ahora dependemos de lo que diga la Suprema Corte, que ya tiene el caso más o menos hace un mes y al parecer ya no tarda en emitir su juicio, es que se considere mi destitución, pero ahí no sólo está mi destitución. La situación está en que me retiran a mí de mi cargo y va entrar una nueva presidencia y qué va a suceder: lo más seguro sería que Amanalco caiga en una etapa de incertidumbre.

—¿Esto quiere decir que habría una crisis política en el gobierno municipal? ¿Ha pensado escalar este asunto al gobierno federal?

—Si ocurre una destitución así, sería el primero en Amanalco de lo que tengo conocimiento. Aquí no se había escuchado un caso similar. Nosotros no tenemos los recursos suficientes para afrontar este problema, Telmex sí. Para Amanalco es todo complicado, sin embargo, confío en la buena voluntad de ambas partes y del gobernador también y del Presidente (Andrés Manuel López Obrador). Pese a que en el gobierno estatal han dicho que no se hacen responsables de nuestra deuda, espero que reconsideren esa declaración. Aquí lo que conviene más es llegar a un acuerdo con Telmex y lo mejor sería que Telmex se bajara un poquito en sus exigencias.

Telmex nos da cinco años, en 2024… El detalle es que no tengo los 20 millones para pagarlos ahora mismo. Del Presidente sabemos que tiene conocimiento del tema. En los próximos días buscaré esa cita con él. Ya estoy en eso, para notificarle la situación de nuestro municipio.

—Amanalco es un pueblo, por tanto, ¿ha pensado en llamar a la gente a colaborar con una colecta? ¿Comprenderá la población de Amanalco la gravedad del asunto y que si se divide la deuda, tocan a 2,300 pesos por cabeza?

—La gente está un poco molesta y con mucha incertidumbre. A mí me duele ver esa cara de incertidumbre cuando explico el tema en las comunidades y aunque ha habido los comentarios de “presidenta, vamos a ir para adelante; vamos a cooperar”, el dinero difícilmente se juntaría. Hay buena voluntad. Sí, somos 24,000 habitantes, pero incluyendo niños, es decir, entonces como habitantes adultos, imaginemos que dos terceras partes, unos 16,000 podrían cooperar y de esos no todos están en buena situación. No podemos hacerlo solos.

—¿Ha pensado en demandar a personas de las anteriores administraciones? ¿Existe margen legal para hacer eso?

—He consultado y sí se puede. De hecho, sabemos que hubo una denuncia que inició el expresidente municipal Raúl Quintero, pero no se le dio seguimiento a pesar de lo delicado del caso; no se le dio la importancia debida. Y ahora ni siquiera hemos encontrado rastros en la instancia donde fue tramitado este procedimiento.

En lo que estamos enfocados ahora, primero que nada, es detener el proceso de destitución y alcanzar un acuerdo para pagar. Eso es lo más importante, no por Emma Colín, sino porque sería mucho más difícil buscar una solución en medio de una crisis en el gobierno y aparte sacar adelante este proceso con Telmex.

Si con mi puesto o mi destitución se terminase este caso, le aseguro que mi renuncia ni siquiera me lo tendría que pedir la gente; yo les entregaría el cargo con propia voluntad, pero no es así tan fácil.

—Esto empezó como un asunto muy técnico: una demanda por tendido de cables y el resultado está muy claro, si el municipio no paga, usted debe dejar el cargo por un desacato de otros presidentes a pagar en su momento. ¿Qué recomendaría a otros alcaldes en funciones entonces?

—Le diría a los presidentes que nuestra responsabilidad no es únicamente por tres años. La responsabilidad del progreso del municipio queda para muchísimos años. Depende de cómo llevamos a cabo nuestra administración. El hecho de hacer una buena obra deja huella por muchos años, pero cometer un mal acto como desviar recursos o endeudar a su municipio también deja huella negativa por muchos años. Nos compromete a todos.

Por ahora me he dedicado a finiquitar laudos, del menor al mayor; ya he hecho liberación de laudos laborales, pero es un hecho que no me alcanza para todos. En el presupuesto de 2020 estamos asignando cierta cantidad que para los casos más accesibles de negociar, para no lastimar tanto el erario. Tengo el compromiso de no generar en mi gobierno, lo que dure, una sola demanda.

kg