Matsuyama, Japón. Siete años de trabajo dedicado a tratar de cultivar aguacates finalmente dieron resultados este año en Matsuyama, Japón. La ciudad ha aprovechado la oportunidad de diversificarse y convertirse en el principal centro de producción de aguacate de la nación.

Mientras que los aguacates se han convertido en artículos de consumo regular en los hogares japoneses, la mayoría de ellos son importados a Japón desde México y otros países, y las variedades producidas en el país pocas veces se ven en los supermercados.

OPINIÓN: Crecimiento sostenido de la red aguacate en Michoacán

En Matsuyama, a principios de noviembre, una especie de cítricos conocidos como mikan casi están listos para la cosecha en la ladera de una montaña con vista al mar interior de Seto. El clima cálido que nutre los árboles mikan también es adecuado para el cultivo de aguacates. Esos de ahí son árboles de aguacate , dijo Tatsumi Shiba, funcionario del Centro de Orientación para la Agricultura del gobierno municipal de Matsuyama. Cuando nos acercamos a los árboles espesos de hojas, los frutos verdes esmeralda colgando aquí y allá aparecen frente a nuestros ojos. Casi listos para la cosecha de diciembre, los aguacates muestran una cremosa y rica textura debido a la grasa que almacenan. Son un poco más grandes que los que se consumen normalmente en la isla.

La mayoría de los aguacates importados son Hass, y su piel se oscurece a medida que maduran , dijo Shiba. Matsuyama produce una variedad llamada Pinkerton, que no cambia de color cuando está madura , añadió.

NOTICIA: Alibaba quiere aguacates y más negocios de México

En el 2008, el gobierno municipal recomendó a los agricultores cultivar aguacates para reemplazar a los árboles de mikan, cuya demanda ha ido disminuyendo. La ciudad comenzó a ofrecer a los agricultores plántulas de aguacate a un precio bajo ese mismo año.

La demanda de aguacates ha ido en aumento en todo el país, con el volumen de las importaciones alcanzando las 60,000 toneladas en el 2013, una cantidad cerca de 13 veces mayor que el volumen de hace 20 años, según el departamento de aduanas de Tokio.

El precio de un aguacate es más alto que el del mikan, y los productores de puede renunciar a la ardua labor de adelgazamiento y desinfección de las frutas que es requerida en la producción de los cítricos. Además, los árboles de aguacate crecen fácilmente una vez que la semilla de la planta se arraiga.

OPINIÓN: Impulso a la red de aguacate en Michoacán (II)

Se espera que la producción de aguacates pueda traer ingresos estables a los hogares agrícolas, que comprenden a trabajadores de edad avanzada y unos pocos sucesores. Sin embargo, las plántulas de aguacate son fácilmente afectadas por las condiciones frías y secas que les impiden echar la raíz, y muchos de los plantíos en Matsuyama se han secado.

De las 6,000 plántulas que el gobierno de la ciudad proporcionó a las granjas, sólo un tercio sobrevivió para convertirse en árboles. Setenta familias de agricultores que trabajan para producir aguacates han estado experimentando por medio de ensayo y error, con esfuerzos tales como envolver las plántulas con paja y plantar césped para protegerlas del viento.

Shigeki Mori, de 63 años, un pionero local que comenzó a plantar aguacates hace 23 años, proporcionó plántulas para la región. Ahora su negocio de aguacates va por el camino correcto, y espera cosechar unos 1,000 frutos de cinco árboles este año. Sus aguacates se venden en unos 600 yenes (unos 4.87 dólares) cada uno en las tiendas en Tokio.

Creo que [los aguacates] se convertirán en una especialidad local en Matsuyama en un futuro cercano , dijo Mori.

La mayoría de las granjas planean hacer su primer envío de aguacates siete años después de recibir las plántulas, ya que éste es el tiempo que lleva cosechar frutos de aguacate después de que los árboles se plantan. Se espera que la recolección de este año sea de cerca de 600 kilogramos de aguacate.

Esto es una buena noticia para los amantes de este fruto. Los producidos por Mori tienen un sabor cremoso y fresco. El fruto al parecer va bien con la comida japonesa.

Con suerte, no pasará mucho tiempo antes de que las personas sean capaces de encontrar aguacates asequibles de Matsuyama en su supermercado del barrio.

rarl