El director de Grupo Aeroméxico, Andrés Conesa, afirmó que ante la crisis generada por el Covid-19 se han tomado “decisiones difíciles” que buscan preservar las fuentes de empleo y que las reducciones de capacidad en operaciones nacionales e internacionales (35 y 50%) ya anunciadas obligan a “poner en tierra de forma inmediata 40 aviones, cifra que muy probablemente aumentará en los siguientes días”.

También dijo que se encuentra en negociaciones con sus proveedores, incluyendo los arrendadores de flota y grupos aeroportuarios, quienes han mostrado apertura a las solicitudes de flexibilidad de pagos. Previo a la contingencia, las dos aerolíneas del grupo realizaban 557 vuelos diarios con una flota de 121 aviones a 42 destinos nacionales y 43 internacionales (19 en Estados Unidos, siete en Centroamérica y el Caribe, siete en Sudamérica, cinco en Europa, tres en Canadá y dos en Asia).

En una carta dirigida a sus colaboradores de todas las áreas detalló las diferentes acciones emprendidas desde su dirección para permitir que las dos aerolíneas (Aeroméxico y Aeroméxico Connect) continúen volando como lo venían haciendo.

“He decido junto con el comité ejecutivo, incrementar nuestra aportación de salario de 20 a 50 por ciento. El resto de los colaboradores participará también con una parte proporcional. Se implementó un esquema de trabajo remoto, home office, para 80% de nuestro personal administrativo desde el 17 de marzo hasta nuevo aviso. Hemos aplicado protocolos de salud y seguridad adicionales para los colaboradores que, por sus funciones, no pueden trabajar de manera remota”, explicó.

Además, de manera extraordinaria, se habilitó un programa voluntario de permisos sin goce de sueldo por 30, 60 o 90 días e invitó, si la dinámica de cada uno lo permite, a que se sumen a dicho esfuerzo.

En el texto de circulación interna, Andrés Conesa agradeció el apoyo invaluable de sus asociaciones sindicales y de todos los colaboradores, porque han demostrado conciencia y apoyo en la contingencia, adoptado medidas importantes que ayudarán cuidar el empleo a largo plazo en beneficio de todos.

“Durante 15 años he tenido el privilegio de trabajar en esta gran empresa, siempre he constatado su compromiso para cuidar las alas de Aeroméxico y dejarla en mejores condiciones a nuestros hijos”, escribió el director. El lunes pasado, el grupo informó que no había suspendido ninguno de sus vuelos a Europa (Madrid, Barcelona, París, Londres y Ámsterdam), y que desde el siguiente día y hasta el 30 de abril, realizaría ajustes en sus operaciones hacia ese continente por la reducción de demanda de sus clientes como consecuencia del coronavirus.

El director también dio un espacio para agradecer, de manera especial, a los colaboradores que laboran en su call center, mismos que “han trabajado de manera exhaustiva 24/7 para dar servicio a nuestros clientes”.

empresas@eleconomista.mx