Los fabricantes de automóviles Spyker y Saab se querellaron en Estados Unidos contra el fabricante estadounidense General Motors (GM), al que acusan de provocar la quiebra de Saab, anunció Spyker este lunes en un comunicado.

Los querellantes "reclaman una indemnización por las acciones ilegales adoptadas por General Motors para evitar la competencia de Saab en el mercado chino", declaró Spyker, que agrega que dichas acciones "tenían como objetivo directo e intencionado provocar la quiebra de Saab Automobile".

"GM interfirió de forma delictiva en una transacción entre Saab Automobile, Spyker y el inversor chino Yougman que habría permitido a Saab reestructurarse y seguir solvente", agregó Spyker.

El grupo holandés reclama una indemnización de "3,000 millones de dólares".

Saab se declaró en quiebra el 19 de diciembre de 2011, después de que General Motors, antiguo propietario de Saab, impidiera un intento de recabar fondos en China al rechazar transferir patentes.

El director general del propietario de Spyker, Victor Muller, trató de encontrar un acuerdo para salvar a Saab de la quiebra, principalmente con dos grupos chinos, el fabricante Youngman y el distribuidor Pang Da.

Pero General Motors anunció que se opondría a la transferencia a las empresas chinas de las patentes tecnológicas que siguen en sus manos de los modelos 9-3, 9-5 et 9-4X.

RDS