El nuevo acuerdo de infraestructura en el sector energético que el gobierno y la iniciativa privada (IP) afinan para presentar en las próximas semanas podría contener inversiones por cerca de 30,000 millones de dólares durante el sexenio en materia energética, detalló el analista de energía y socio de HCX, Rodrigo Favela Fierro.

Durante la presentación del congreso Energy México 2020, que se realizará del 28 al 30 de enero en el centro Citibanamex, explicó que las principales propuestas serán enfocadas en actividades de desarrollo en aguas someras, mediante farmouts con Pemex además de los campos que podrían licitarse nuevamente en aguas profundas y contratos para generación eléctrica convencional.

“Ha habido muchas discusiones y se han ido posponiendo las fechas de este plan porque no se ha llegado a un acuerdo, pero las propuestas son aparentemente muy buenas”, indicó, “la IP está buscando temas en lo que tiene que ver con farmouts, que haya condiciones de certidumbre para las inversiones, lógica para lo que tiene que ver con renovables y competencia adecuada para que ellos puedan garantizar las inversiones”.

Según él, la mayor cantidad de recursos de hidrocarburos nacionales que se ubican en aguas someras han gozado de mayor atención por parte de los inversionistas, a pesar de que de forma explícita el gobierno se ha pronunciado por dejar en sus manos las operaciones en aguas profundas.

Por tanto, están buscando que se reanuden las rondas de licitación en áreas con tirantes de agua mayores a 500 metros en el golfo de México y que por otra parte se restablezcan los concursos para asociaciones con Petróleos Mexicanos vía farmouts en todo el territorio nacional.

Sin embargo, aclaró, los contratos de servicios para la petrolera nacional, que incluyen incentivos a la productividad y que el gobierno actual ha propuesto para incluir a la IP en las operaciones, no resultan atractivos para los inversionistas, que buscan esquemas con mayor riesgo.

En lo que respecta a áreas terrestres, los privados están duplicando la producción que ya traía Pemex en los campos maduros que les han sido asignados tras migraciones de contratos anteriores o las rondas pasadas diseñadas para este tipo de áreas, por lo que también el gobierno podría encontrar interesante el apoyo de privados para reanudar actividades en estas áreas a un ritmo más acelerado. “Se está negociando para que se firme un acuerdo conjunto y eso se va a retomar en infraestructura para el resto del sexenio”.

Finalmente, en lo que se refiere a infraestructura eléctrica, priorizó las inversiones que se necesitan para activar la economía de la península de Yucatán, además de las necesidades en materia de incremento en la capacidad de transmisión nacional.

[email protected]