Aunque el presidente electo y su equipo de transición aseguran que se respetarán los contratos petroleros firmados en las rondas de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), y que incluso habrá más rondas y asociaciones entre Petróleos Mexicanos y empresas privadas, el fin de semana Andrés Manuel López Obrador aseguró que no se utilizará la técnica de fracking o fractura hidráulica de las rocas durante todo su sexenio, desechando entonces la posibilidad de que se exploten los recursos lutíferos no convencionales del territorio.

En San Luis Potosí, donde en los últimos meses han aumentado las movilizaciones de organizaciones no gubernamentales buscando prohibir esta técnica de extracción de hidrocarburos particularmente en la región de la Huasteca, el próximo mandatario aseguró que aunque se buscará aumentar la producción petrolera nacional, será mediante técnicas convencionales únicamente.

“No vamos a utilizar el famoso fracking para explotar este petróleo, no vamos a usar esos métodos de extracción de petróleo, de gas. Eso no se va a aplicar”, dijo, “aquí en San Luis Potosí y en todo el país no vamos a utilizar ese método para extraer petróleo y gas”.

López Obrador enfatizó también en un mitin público que la extracción de petróleo continuará realizándose con el sistema “de siempre”, es decir, mediante pozos verticales a presión o inyección de líquidos o gases que expulsan los productos, y no horizontales en forma de L con distintas perforaciones por donde se inyecta agua que fractura las rocas que encapsulan a los hidrocarburos, como ocurre con los yacimientos de lutitas. Ello, con el objetivo de preservar el medio ambiente, dijo.

“Aplica para todo el país. Que quede esto claro: en el sexenio no se va a utilizar fracking mientras estemos nosotros en el gobierno”, reiteró.

Disyuntiva

Pero México tiene recursos prospectivos no convencionales de 141.5 billones de pies cúbicos de gas natural, que son 1.8 veces los recursos convencionales y 4.6 veces las reservas totales documentadas de este hidrocarburo hasta el momento y de los cuales, la mayoría están en terrenos de tipo lutífero como continuación de los yacimientos del sur de Estados Unidos, que es la región de la que se han extraído más shales en el mundo.

La CNH y diversos expertos en materia energética han advertido sobre la urgencia de reducir la dependencia de las importaciones de gas natural de Estados Unidos, que hoy representa 62% de la demanda nacional. De este gas que se trae del vecino del norte, por lo menos la mitad corresponde a yacimientos de shale, ya que la producción mediante fracking es de casi la mitad de los recursos de ese país, que gracias a la explotación de éstos se convirtió en el mayor productor del mundo.

La tercera licitación de la Ronda 3 está todavía programada para el 14 de febrero y en ella se buscará adjudicar nueve contratos de licencia en campos de lutitas, en Tamaulipas.

[email protected]