León, Gto. El compromiso asumido por el presidente Andrés Manuel López Obrador de no abrir el país de manera indiscriminada al mundo —pese a estar inmerso en la globalización—, y de cuidar las industrias inyectó oxígeno a los industriales, que afirman enfrentar “el peor año de su historia”.

El pasado viernes, el jefe del Ejecutivo envió un mensaje a la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) acotó: se mantendrá “siempre una política arancelaria que proteja a las industrias nacionales”.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex), José Cohen, comentó que era urgente esta posición, porque la industria se encuentra desprotegida de la competencia asiática y arrastra cifras negativas.

Las ventas de la cadena textil han caído 30%, mientras que la entrada de productos importados subvaluados va a alza, sin que el gobierno federal reaccione para renovar los aranceles que protejan la industria, se quejó.

Durante la administración pasada se aplicaron aranceles a las importaciones provenientes de países con los que México no tiene tratados comerciales. Las tarifas de salvaguardas a telas y confecciones fueron de 10, 15 y hasta 25%, para frenar la entrada de producto subvaluado. No obstante, estas reglas están a punto de vencerse (a principios de noviembre).

“Vamos a apoyar a los productores del calzado y a la industria textil, no se va abrir de manera indiscriminada el país. Tenemos que cuidar nuestras actividades productivas estratégicas y las industrias en México generan empleos y bienestar”, aseguró.

El Inegi reportó que la actividad industrial ligó 11 meses de caída continua, lo que ha impactado a la economía en general, derivado de la menor Inversión Fija Bruta.

José Luis de la Cruz, director del IDIC y analista de la Concamin, refirió que en enero del 2020, México abrirá sus fronteras a los países que son parte del CPTPP, y que dará ingreso a productos que provienen de naciones, en donde sus gobiernos otorgan beneficios que en México no forman parte de la política industrial.

Sectores como el textil y calzado enfrentarán la competencia desleal de Vietnam, nación que ha sido fortalecida por las inversiones chinas y fortalecida por una política de estado de favorecer a la industria nacional.

Aun cuando México se encuentra en un mundo globalizado y en plena modernización del T-MEC y con la Unión Europea, AMLO les dijo a los empresarios durante la Reunión Anual de Industriales (RAI) 2019: “Primero es México. Tenemos que cuidar lo nuestro e impulsar cadenas productivas, crear empleos en México y fortalecernos en lo económico”.

Dijo: “no coincido con el criterio de que no existía una política industrial”, por ello se comprometió a impulsar una política industrial para fortalecer a nuestro mercado.

La Concamin, que preside Francisco Cervantes, sostuvo que trabajará de la mano del presidente López Obrador para cuidar las industrias que enfrentan competencia desleal de países que son protegidos con subsidios.

Los industriales aplaudieron la posición del presidente López Obrador, pues en días previos se presentó la política industrial que fija la apertura comercial como una de las premisas del decálogo para crecer, sin contener ninguna política de protección a la industria ante la competencia desleal.

Durante la RAI, Graciela Márquez, secretaria de Economía, envió un mensaje a los industriales, contrario a lo que sucede en el mundo, de aplicar políticas proteccionistas como el Brexit o las medidas de Donald Trump, y las disputas comerciales entre Estados Unidos y China, además de la recesión que se avecina, cuyo contexto internacional es “poco alentador”. México avanzará con modelos distintos de pensar en la política económica.

“En la forma distinta de hacerlo, México tiene algunas características que lo hacen justamente ser resiliente al contexto internacional. México es una de las economías más abiertas del mundo y se repiten ya con frecuencia los 13 tratados comerciales libre comercio”.

No obstante, López Obrador encomendó a Alfonso Romo, encargado de la Oficina de la Presidencia de la República, impulsar la política industrial.