El presidente Andrés Manuel López Obrador adelantó que enviará una iniciativa de ley al Congreso de la Unión para eliminar el outsourcing o subcontratación, al igual que lo hizo para la eliminación de los fideicomisos, con el fin de limpiar la corrupción al país, dado que se han afectado los derechos de los trabajadores y los ingresos de la Hacienda pública.

“Voy a enviar una iniciativa de ley para que ese mecanismo desaparezca. Va a ser otro tema polémico, lo adelanto, como los fideicomisos, pero tenemos que limpiar, no podemos ser cómplices de corrupción”, advirtió en conferencia de prensa matutina.

Según el mandatario, desde octubre se alista la propuesta, pues consideró que esta práctica afecta a la Hacienda Pública y el desarrollo del país.

“Esas reformas que hicieron (para permitir el outsourcing) tenían como fundamento el que de esa manera se ayudaba a la empresa para que no se dedicara a hacer trámites administrativos, para que pudiera tener un contrato con una empresa que les administrara los pagos a los trabajadores, el pago al seguro social, al Infonavit. ¿Qué sucedió? Que abusaron”, enfatizó desde Palacio Nacional.

Todo lo anterior, se dio a conocer después de que el presidente indicara que ya investiga a un facturero que al mismo tiempo tenía una empresa de subcontratación.

Explicó que el esquema de ese servicio, mediante el cual se elimina a las empresas la responsabilidad de pagarle lo justo a los trabajadores, permite que no les cubrieran a los trabajadores sus prestaciones, “quitarlos de la nómina en noviembre, diciembre y no darles aguinaldo y volverlos a subir a la nómina en enero, en febrero. Pues eso se va a terminar”.

Asimismo, el mandatario mexicano expresó que en estos momentos las empresas saben que en México hay un auténtico Estado de Derecho y que por eso están llegando más inversiones.

“Saben que ya no es un Estado de chueco, un Estado de cohecho, que no se permite la corrupción ni la impunidad, trátese de quien se trate. Por eso les dije a los expertos tecnócratas neoliberales que íbamos a caer por los efectos de la pandemia en la economía, pero que nos íbamos a recuperar pronto”, apuntó.

Cabe señalar que la figura de la subcontratación se introdujo por primera vez en la Ley Federal del Trabajo en 2012; mientras en el Senado de la República se encuentra pendiente de su aprobación en el pleno la iniciativa que presentó Napoleón Gómez Urrutia, misma que se aprobó por mayoría en la Comisión de Trabajo.

Datos del Inegi detallan que en el país hay 4.6 millones de trabajadores bajo la figura de subcontratación; lo que representa el 13% de la participación en el total de ocupados con un crecimiento de 31% entre 2014 y 2019 cuando se presentaron los datos.

Oscar de la Vega, especialista laboral en la materia del despacho D&M Abogados, comentó que si bien no es posible legalmente cancelar la figura de subcontratación, sobre todo en donde industrias dependen de ello como la automotriz, el gobierno federal debe enfocarse a las malas prácticas de esta figura “que desde ningún punto de vista  son defendibles”.

empresas@eleconomista.mx