Pocas compañías pueden decir que durante la etapa más crítica de la pandemia siguieron funcionando sin parar y, por el contrario, a ritmo intenso, lanzando incluso nuevos productos y servicios. Es el caso de la americana Baxter, líder global en productos y dispositivos médicos, que le tocó cumplir 75 años de presencia en México en el año del Covid19, y adaptarse rápidamente para seguir produciendo y atendiendo la alta demanda de sus productos enfocados principalmente a la atención de pacientes con daño renal.

Y es que gracias a su red bien establecida de entrega domiciliaria de insumos para diálisis peritoneal (DP) a más de 40,000 pacientes a lo largo de la República -que son afiliados de instituciones médicas del sector público-, Baxter México no ha tenido mayor repercusión en su esquema operativo como sí ha sucedido con otras empresas de insumos médicos afectadas por el cambio en las compras públicas.

Piero Novello, director general de Baxter México, Centroamérica, Puerto Rico y Caribe, desde 2018, detalla en entrevista con El Economista que pese a la pandemia lanzaron varios productos el último año, por ejemplo una solución de alimentación parenteral para niños prematuros y pequeños, una bomba de infusión que ayuda a entregar la solución de forma más inteligente y minimiza riesgos de administración, así como nuevos productos para monitorear de forma remota a pacientes renales que reciben diálisis peritoneal o a pacientes con hemodiálisis en clínicas u hospitales.

“No hemos parado ni en la parte de producto ni en la de servicios”, apunta el capitán de Baxter en México desde 2018, y señala que vienen trabajando con sus clientes sobretodo del sector público “para ayudarles a tener mayor claridad, visibilidad y puntualidad en la información que recibían sobre el abastecimiento de nuestros productos y sus niveles de inventario”.

3 plantas, 5 áreas de atención

En México, la compañía se ha destacado en cinco áreas de atención: cuidado renal, cuidados críticos, nutrición clínica, productos hospitalarios y biocirugía. Y ha conformado su cadena de valor integral con una plantilla de 3,000 personas que laboran en sus tres plantas de producción y un centro de distribución, 15 almacenes con rutas logísticas de entrega directa al paciente y un centro de tecnologías de la información en Jalisco.

En sus plantas ubicadas en Cuernavaca, Morelos; Atlacomulco, estado de México y Tijuana, Baja California, Baxter produce sueros, anestesias, soluciones intravenosas y bombas de infusión. La planta de Cuernavaca está teniendo una relevancia importante, por su alto nivel y porque sigue abriendo líneas nuevas de productos registrados por el regulador estadunidese FDA.

Diálisis y hemodiálisis, principal portafolio

El principal portafolio de Baxter en México está en el segmento de reemplazo renal: “Casi un 50% de lo que hacemos está direccionado a la parte dialítica,  específicamente diálisis peritoneal, pero también hemodiálisis, por eso también gran parte de nuestra innovación en productos y servicio viene de ese portafolio”.

Y es precisamente en su portafolio de reemplazo renal agudo, donde la empresa ha registrado un aumento de la demanda. La razón es que el daño renal está también presente en pacientes Covid-19, que necesitan una forma de reemplazo renal. “Hemos visto que nuestros productos han ayudado, y hemos lanzado algunos productos nuevos sobre todo en Estados Unidos, los cuales están en proceso de  registro en otros países, incluido México.

En diálisis peritoneal su gran competidor es la compañía jalisciense Grupo Pisa, la cual si bien ofrece un servicio y tipo de terapia renal un poco diferente, entre ambas enfrentan una fuerte competencia desde hace años.

Con sede en el norte de Chicago, Baxter es una compañía con 90 años en el mercado internacional, con ganancias cercanas a los 12,000 millones de dólares en el último año, y que ve a su posición en México, sí como uno de los primeros mercados afuera de Estados Unidos, pero sobretodo como un proveedor importante hacia ese principal consumidor de sus productos.

Novello nos explica que su planta de CIVAC, en Cuernavaca, es un orgullo para Baxter, pues está aprobada por la FDA y gran parte de su producción es exportada a EU y otros países. Otro elemento que coloca a Baxter México como jugador importante es su centro de tecnología de la información global en Zapopan, Jalisco, el cual da servicio a otras subsidiarias de Baxter en el mundo y del cual sólo existe otro similar en India.

“UNOPS no nos ha sorpendido; asílo esperábamos”

Piero Novello de origen italiano con más de 20 años de experiencia en el sector salud, nos responde a la pregunta de si Baxter entró a la licitación UNOPS:

-Nuestro principal cliente en México es el sector público, somos el proveedores  del IMSS, ISSSTE, de varias Secretarías de Salud en la República Mexicana y también participamos en la licitación de la UNOPS. No es la primera vez. Nosotros ya  hemos participado con UNOPS en Guatemala con la parte de servicios, y no sólo en  América Latina, sino en licitaciones en todo el mundo; no es algo nuevo. Cada vez más países  se están apoyando en instituciones para estas compras.

Ahora que UNOPS dé su fallo, ¿ustedes están listos para entregar los productos en los que resulten ganadores?

- Estamos listos. Este proceso nos permite cierto nivel de inventario para cubrir  necesidades específicas. Lo que sí dejamos claro en estos procesos es que no se trata de prender un switch; no se puede fabricar los volúmenes requeridos de un día para otro. Tenemos 3 plantas y 15 almacenes que nos permiten tener disponibilidad de producto para algunos días, entonces  podemos responder con la mayoría de los productos que son parte de la licitación, pero queremos tener la visibilidad lo más pronto posible para poder  tener todo organizado.

Considerando su experiencia con UNOPS ¿cómo ven la situación en México con los largos retrasos en el proceso?

- En otros países también ha habido demoras, no es algo nuevo y también considera que es el primer año que UNOPS entra en México. Es un proceso natural, no nos ha sorprendido más allá de lo que pensábamos.

Cuestionado igualmente en torno a la parte de distribución hecha ahora con operadores logísticos, el directivo nos comparte que Baxter se apoya en terceros para la distribución, y no ha tenido grandes problemas; “sólo el año pasado cuando  la  licitación fue manejada por la Secretaría de Hacienda -explica- las dos o tres primeras semanas sí hubo complicaciones, pero una vez establecidos los procesos nos fue relativamente bien.

“El hecho de distribuir a 40,000 pacientes a toda la República nos ha permitido desarrollar una cadena de suministro bastante sólida y con mucha experiencia y esa es una ventaja que Baxter tiene en México comparado con otros países  en donde nuestra presencia de diálisis peritoneal es mucho más reducida”.

En este sentido expone que están buscando exportar este esquema de distribución al resto de América Latina junto con con los procesos internos y  sistemas de planeación.

“Para nosotros México siempre ha sido un país importante en la diálisis peritoneal, en parte por tener tantos pacientes. De aquí han salido varios estudios clínicos e innovaciones gracias a la práctica que se genera en beneficio de los pacientes”.

Transformación digital, una de sus prioridades

Piero Novello comenta que ante la crítica situación para muchos clientes, tienen claro que hoy la innovación juega un papel más importante de lo que era normalmente. De ahí que Baxter está invirtiendo mucho en una transformación digital, direccionada en tres pilares fundamentales: la experiencia  del cliente (buscando ofrecerle algo con mucho más valor y más rapidez en la respuesta), la experiencia de las empleados (facilitando la vida en procesos internos) y la data. Sobre esta última explica que tiene un valor increíble para un mejor desempeño, sobre todo orientado a innovar y ofrecer productos y servicios cada vez  mejores para el paciente.

Precisó que ante los nuevos retos conforme van reabriendo los hospitales, se tiene claro que no va a ser igual y para enfrentarlos están buscando crear un ecosistema de innovación a lo largo y ancho de la compañía.

maribel.coronel@eleconomista.mx