El 15 de septiembre del 2008, la compañía de servicios financieros, Lehman Brothers, se declaró en quiebra. Ese fue el inicio de la peor crisis mundial que el mundo haya enfrentado. Una vez que el mundo supo de la noticia, inició una caída de la economía a nivel mundial. Algunos compararon lo sucedido con la crisis de 1929, pero expertos de todo el mundo, como Ben Bernanke, el ex presidente de la Reserva Federal, han señalado que fue mucho peor.

Para el 2009, la crisis en Estados Unidos ya se había extendido por todo el mundo. En México, los efectos de la crisis financiera internacional se sintieron, sobre todo en el encarecimiento de los productos básicos, los bajos salarios y el aumento de la pobreza.

Gabriela Ramos, directora de Gabinete de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y Sherpa ante el Grupo de los 20 (G20), mencionó este año que dos terceras partes de los países de la OCDE aún no han recuperado sus niveles de empleos de la pre crisis, incluido México. En el último trimestre del 2015, 58% de la población mexicana de entre 15 y 65 años estaba empleada, en contraste con 61% reportado a finales del 2007 según datos de la OCDE.

En México, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), anunció números de poco crecimiento en los primeros trimestres del 2009, con una aparente mejoría para el tercer trimestre, pero ese año los pronósticos de inflación anual se dispararon hasta alcanzar 6.23% en noviembre de ese año. La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) encontró que en el 2008, 2.5 millones de mexicanos perdieron su empleo. Para el 2009, la tasa de desempleo alcanzó 5.0% y para el 2010 se colocó en 5.3 por ciento.

Desde entonces la tasa de desempleo ha hilado seis años de reducciones hasta alcanzar el 4.0% de este año, según información del INEGI. Sin embargo, para el tercer trimestre de este año, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI, destacó que el empleo informal aumentó 1.8%, es decir 29.9 millones de personas viven bajo este esquema laboral.

A pesar de esa cifra, en el informe Perspectivas del empleo 2016 de la OCDE, reveló que en otro sector de suma importancia para el desarrollo del país, el desempleo juvenil en México ha descendido de forma pronunciada, ubicándose incluso por debajo de 13% que promedian los países miembros de la OCDE, al ubicarse en 8.6% entre la población de 15 a 24 años. Estos datos sólo reflejan la cantidad de empleos, pero no comparan el nivel de remuneración con otros países ya que, pese a que se supera la media de los 35 países que pertenecen al organismo, la calidad del empleo no es muy positiva. Eso sin contar el 22% de jóvenes en México de entre 15 y 29 años que son Ninis , es decir, ni trabajan ni estudian.

Aunque el desafío que enfrenta México en cuanto a nivel salarial, es compartido con otros países miembros de la OCDE como Grecia, Irlanda, Japón, Portugal y España. En nuestro país los salarios cayeron 1.0% entre el 2007 y el 2015 según la OCDE, datos que muestran una dinámica que se puede sentir pues no permite generar mejores perspectivas para las familias respecto a sus ingresos. Esta es una de las razones por las que algunos empleados buscan cambiar de empleo, pese a que ya cuentan con uno.

De acuerdo con un estudio de la Asociación Mexicana de Internet (Amipci) titulado Estudio de búsqueda de empleo en México , uno de cada dos mexicanos busca empleo a pesar de ya contar con uno y lo hace por tres razones principales: el crecimiento profesional, sueldo y balance entre la vida laboral y personal.

Según el estudio de la Amipci, una de las actividades que presentó un notable crecimiento es el uso de bolsas de trabajo en línea como principal punto de consulta; nueve de cada 10 internautas mexicanos las utilizan frecuentemente, razón por la que este rubro pasó de 71 a 90%, en el 2016. Al comparar el 2015 contra el 2016, la búsqueda de empleo ha incrementado por medio de internet como buscadores y redes sociales.

De los encuestados por la Amipci, 76% tiene nivel de educación superior y 68% gana mensualmente hasta 20,000 pesos. El 71% busca empleo a través de computadoras (portátiles o de escritorio), mientras que el resto utiliza tabletas (3%) o teléfonos móviles (27%) utilizando aplicaciones móviles.

El servicio más usado por los internautas mexicanos para encontrar trabajo es OCCMundial con 85% de las respuestas, seguido de Computrabajo con 66%, Indeed, Bumeran y Linkedin con menos de 40% de menciones y el resto con menos de 20 por ciento.

Los periodos de permanencia laboral varían por algunas otras razones. Quizá la dinámica laboral cambió. Fernando Calderón, director de Mercadotecnia de OCCMundial, dijo a Iván Salomón Rodríguez de El Economista que actualmente es común que una persona tenga 10 o hasta 15 empleos durante su vida profesional.

Officevibe, una iniciativa canadiense que diseña herramientas que ayudan a mejorar el entorno laboral, publicó una lista, con datos de más de 150 países y más de 1,000 organizaciones, que revelan el compromiso que puede tener un empleado con el lugar donde trabaja.

Para que un empleado esté comprometido, hay 10 aspectos en los que los empleadores se deberían estar fijando:

1. Reconocimiento

El 65% de los empleados a nivel mundial siente que no recibe suficientes elogios. Según Officevibe, una de las cosas más frustrantes a las que se enfrentan empleados a nivel mundial es a no recibir ningún tipo de reconocimientos en el ambiente laboral.

2. Retroalimentación

El 35% de los empleados, han tenido que esperar más de tres meses para obtener algún tipo de retroalimentación de su supervisor. Según Officevibe, a la mayoría de los supervisores no les gusta dar una opinión evaluada sobre el trabajo realizado.

3. Felicidad

El 25% de los empleados salen del trabajo sintiéndose que agotado. Según Officevibe, no muchas personas a nivel mundial son felices en su trabajo, a tal grado que 33% de los empleados no son felices, 44% son indiferentes a su empleo y sólo 24% está feliz.

4. Crecimiento personal

El 57% de los empleados creen que en sus puestos de trabajo no tienen ninguna oportunidad de crecimiento. Aunque las compañías empiezan a entender la importancia de la autonomía, de la mejora y de los propósitos laborales, aún falta mucho por hacer. El 42% de los empleados sienten que no tienen autonomía suficiente; el 53% de los empleados sienten que no han aprendido o crecido; el 25% de los empleados se sienten indiferentes o no conocen su propósito en la compañía.

5. Satisfacción

El 15% de los empleados no se ven trabajando en el mismo lugar dentro de un año. Según Officevibe, hay dos tipos de compensaciones por el trabajo: las monetarias y las derivadas de los éxitos en su trabajo. El 33% siente que se les paga lo justo por su trabajo. El 74% considera que podría haber metas más claras por parte de su jefe directo.

6. Bienestar

El 60% de los empleados piensa que su trabajo les quita tiempo de su vida personal. Según Officevibe, el 42% de los empleados sienten que no durmieron lo suficiente, el 48% se siente estresado en su trabajo.

7. No se sienten embajadores

El 59% de los empleados no recomendarían el lugar donde trabajan como un buen lugar para trabajar. Según Officevibe, el que un empleado recomiende el lugar donde trabaja, es una gran medida de lealtad y felicidad.

8. Relación con el jefe directo

El 35% de los empleados, desean que su jefe directo se comunicara mejor con ellos. Según Officevibe, el 41% de los empleados no se sienten cercanos a su jefe y 68% siente que deberían pasar más tiempo con su jefe.

9. Relación con los colegas

El 37% de los empleados sienten que no tienen suficiente interacción social con sus colegas. Según Officevibe, tener un amigo en el trabajo es una de las partes más importantes para estar comprometidos y satisfecho con sus carreras.

10. Alineación con la empresa

El 38% de los empleados siente que no son compatibles los valores de la compañía con los propios. Según Officevibe, se puede lograr una sinergia perfecta cuando los valores de la compañía son compatibles con los valores personales de los empleados.