El número de estadounidenses que solicitaron el subsidio por desempleo subió en 5,000 la semana pasada a una tasa ajustada de 239,000, un nivel que indica un mercado laboral saludable, informó el Departamento del Trabajo.

La semana previa las solicitudes bajaron a 234,000, el segundo nivel más bajo en el último año. El promedio de cuatro semanas, que es menos volátil, subió en apenas 500 solicitudes, a 245,250.

Lo anterior marca 102 semanas consecutivas en las que los subsidios han estado por debajo de los 300,000, la racha más larga desde 1970.

Estos subsidios son un indicador de los despidos; el bajo nivel indica que las empresas siguen lo suficientemente confiadas en la economía estadounidense como para concentrarse en contratar a nuevos elementos y retener los que tienen.

Así, las empresas añadieron 227,000 empleos en enero, cuando la tasa de desempleo subió ligeramente a 4.8%, aún en línea con el nivel que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) considera como un indicador de pleno empleo. La tasa subió en enero en parte porque más gente buscó trabajo.

Por otro lado, Janet Yellen, presidenta de la Fed, presentó el reporte económico semestral al Congreso esta semana, en el cual indicó que el banco central considera que está cerca de alcanzar sus objetivos de máximo empleo y una inflación anual de 2 por ciento.

Asimismo, Yellen refirió que en la reunión de diciembre los funcionarios de la Fed esperaban elevar las tasas de interés tres veces este año. Muchos economistas privados piensan que el primero de esos incrementos ocurrirá hasta junio, lo que daría a la banca mayor tiempo para evaluar el impacto potencial del programa de recortes de impuestos y gastos en infraestructura del presidente Donald Trump.

De igual manera, la Fed reportó que la deuda de los hogares estadounidenses aumentó el año pasado 460,000 millones de dólares, el mayor salto de la década, que está cerca del nivel previo visto durante la crisis financiera mundial. El incremento se debió a las deudas de los universitarios y a los préstamos para vehículos.

En un reporte aparte el Departamento de Comercio estadounidense indicó que el inicio de construcción de viviendas cayó levemente, con bajas notorias en el oeste y medio oeste, lo cual se magnificó por una revisión al alza de los elevados resultados de diciembre.

El inicio de construcciones cayó 2.6% en enero, a una tasa anual de 1.25 millones de viviendas. Los analistas esperaban un descenso mayor, a 1.2 millones de viviendas.