El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios por desempleo cayó la semana pasada por primera vez en un mes, mientras que los precios al productor subieron inesperadamente en junio, lo que probablemente mantendrá a la Reserva Federal encaminada a una tercera alza de tasas este año.

Los despidos persistentemente bajos indican un sólido mercado laboral que está sustentando al crecimiento económico, mientras que un incremento en los precios al productor sugiere que una reciente moderación en la inflación probablemente fue temporal.

Las solicitudes iniciales de beneficios estatales por desempleo cayeron en 3,000, a una cifra desestacionalizada de 247,000, en la semana que terminó el 8 de julio, dijo el Departamento del Trabajo.

Los pedidos han estado debajo de 300,000, un umbral asociado con un mercado laboral saludable, por 123 semanas consecutivas. Ésa ha sido la racha más larga desde 1970, cuando el mercado laboral era más pequeño. El mercado laboral está cerca del empleo pleno, con una tasa de desempleo de 4.4 por ciento.

El número de estadounidenses que aún recibe beneficios tras una semana inicial de ayuda bajó en 20,000, a 1.95 millones, en la semana que terminó el 1 de julio. Los llamados pedidos continuos han estado ahora debajo de 2 millones por 13 semanas consecutivas, lo que marca una reducción de la capacidad ociosa en el mercado laboral.

Los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos cayeron tras la publicación del dato, mientras que el rendimiento de la deuda gubernamental a 30 años tocó máximos de sesión.

En tanto, el dólar operaba levemente a la baja frente a una cesta de monedas.

En otro informe, el Departamento del Trabajo dijo que su índice de precios al productor (IPP) para demanda final subió 0.1% el mes pasado tras permanecer sin cambios en mayo.

En tanto, en los 12 meses hasta junio el IPP se elevó 2.0%, una desaceleración frente al avance de 2.4% anual de mayo.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que el IPP permanecería sin cambios el mes pasado y subiría 1.9% interanual.

Una medición clave de las presiones subyacentes a los precios al productor que excluye alimentos, energía y servicios comerciales subió 0.2% el mes pasado, tras caer 0.1% en mayo.

El llamado IPP subyacente avanzó 2% anual en junio tras escalar 2.1% en los 12 meses a mayo.