Las reformas a la Ley General de Contabilidad Gubernamental, aprobadas por el Senado y a la espera de ser ratificadas por la Cámara de Diputados, habrán de modernizar la relación entre los poderes Ejecutivo y Legislativo, y perfilan la transformación del régimen en una democracia fiscalizada y de resultados que demandan los mexicanos, afirmó Manlio Fabio Beltrones Rivera.

El coordinador del grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados anticipó que dicha enmienda, discutida a partir de una iniciativa del Ejecutivo federal y que pidió desahogar en trámite preferente, contribuirá a armonizar la fiscalización de las finanzas públicas, garantizar el acceso ciudadano a la información financiera y sancionar las prácticas de corrupción, además de fortalecer la función de fiscalización de la Cámara Baja a través de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y de las diversas instancias de transparencia del país.

La armonización de los criterios y metodologías de contabilidad gubernamental a nivel es federal, estatal, municipal y de las demarcaciones territoriales del Distrito Federal, así como la regulación de la calidad de la información financiera que se abre al acceso público por medios electrónicos contribuirán a eliminar y sancionar la corrupción y a regular el endeudamiento público de las entidades federativas y municipales que, de diciembre del 2006 a junio pasado, subió 150%, en paralelo con la elevación de la deuda pública federal, en 15 puntos como porcentaje del PIB, entre el 2006 y el 2012 , precisó el sonorense.

Durante una reunión de la bancada priísta en que se analizó la minuta de reformas a la citada ley, cuya discusión formal por parte de la Cámara Baja iniciará la presente semana una vez integradas las comisiones ordinarias de trabajo, explicó que la fiscalización de las transferencias federales, en especial en materia de educación, salud, seguridad pública e infraestructura municipal, así como de las ayudas y subsidios a sectores sociales y económicos eliminará las prácticas discrecionales, alentará el fortalecimiento de los ingresos propios de las entidades federativas y municipales y, en conjunto, aportará al crecimiento y el desarrollo regional de México.

Se trata de que el ciudadano tenga la certeza de que los impuestos que paga tienen una buena aplicación, que sepa en qué se gasta y cuáles son los beneficios finales del gasto ejercido en todos los ámbitos de gobierno, sin áreas de opacidad .

Beltrones Rivera auguró que el Congreso de la Unión seguirá respondiendo con presteza a las iniciativas que el presente gobierno y la administración federal entrante propongan para el cambio con rumbo que México necesita.

Finalmente, dijo que en el actual periodo de transición gubernamental la LXII Legislatura está logrando acuerdos fundamentales en beneficio de México.

[email protected]