El subsecretario de Ingresos de Hacienda, Miguel Messmacher, advirtió que en la competencia por atraer inversión extranjera, bajar la tasa impositiva no es una solución adecuada porque si bien la recaudación de impuestos aumentará, será un efecto de corto plazo.

Al clausurar el seminario La lucha contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios , alertó que no debemos caer en excesos en materia de contribución del capital para el desarrollo. Se debe buscar el balance adecuado para propiciar cierto grado de competencia manteniendo condiciones para promover inversiones que incentiven el crecimiento de la economía. Por eso manifestó que México ha trabajado sobre dos vertientes para cerrar los espacios a prácticas fiscales agresivas.

Hizo ver que no es suficiente ajustar la regulación doméstica, sino que se requiere la cooperación internacional, como se ha hecho en el marco del G-20 para mover el péndulo y reducir las medidas extremas. Paralelamente, México está trabajando en la OCDE como parte importante de ese esfuerzo por medio de iniciativas como la conocida como BEPS, que si bien tomará tiempo, es necesario caminar hacia esa dirección.

Refirió que a lo largo de la historia fiscal, los países han logrado firmar una serie de tratados internacionales para evitar la doble tributación, pero se tienen que ajustar conforme cada país haga modificaciones en las tasas de sus impuestos. Ese tipo de acuerdos son necesarios y más si se trata de países con una economía abierta, aseguró.

Messmacher dijo desconocer a cuánto asciende la elusión de las multinacionales por realizar prácticas fiscales agresivas.

Para Rafael Russo, especialista de la OCDE, proyectos como el que está trabajando el organismo son necesarios porque de lo contrario las empresas se enfrentarán a la doble tributación. Hay que hacerlo juntos porque las consecuencias serán el doble pago de impuestos en los países. Por eso más países se están sumando como Colombia y Letonia , mencionó.

Informó que en marzo la OCDE liberará un borrador sobre BEPS para recibir comentarios.

leonor.flores@eleconomista.mx