El alza de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) sí podría motivar un cambio en las preferencias de los inversionistas hacia mercados que se perciban más seguros. Pero hay muchos beneficios detrás, sobre todo si resulta de una actividad económica más dinámica en EU, que favorecerá a México, advierte el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El efecto neto para México puede ser muy positivo, explica en conversación Robert Rennhack, director adjunto del Departamento del Hemisferio Occidental en el FMI.

El efecto neto para México puede ser muy positivo (...) quizá si las tasas de Estados Unidos comienzan a subir, como un signo de crecimiento y aceleran sus exportaciones, esto tendrá un efecto mucho más positivo que el choque adverso que podría presentarse en el mercado , dice.

Entrevistado en el programa Voces en Directo, de El Economista, admite que el riesgo de que se presente turbulencia en el mercado ante el alza de tasas , expone a México por la importante base de inversionistas no residentes, que han tomado títulos del país.

El interés de los inversionistas no residentes en México y los activos de México es una buena señal de confianza y permite al país tener una base de inversionistas más amplia. Esto es en general bueno para el país. Pero obviamente tiene un efecto, porque quizá, durante episodios de mucha turbulencia en los mercados internacionales, los inversionistas no residentes quieren cambiar sus portafolios por activos que ellos perciben que son más seguros, por ejemplo, los activos estadounidenses , reconoce.

Pero en el margen, encuentra a México bien orientado para enfrentar incluso una turbulencia mayor, gracias a las reservas internacionales, a la Línea de Crédito Flexible (LCF) y la prudencia con que ha manejado sus políticas económicas.

Bien protegido

¿De qué manera pueden las autoridades mexicanas protegerse de este único riesgo?

El país ya está bien protegido. Tiene una situación macroeconómica muy sólida, muy estable, con políticas fiscales y monetarias que son percibidas como muy consistentes y creíbles, así que el país ya está preparado para aplicar el cambio por la política de la Fed.

Usted mencionó la LCF que recientemente ratificó el FMI para México, como una de las fortalezas ante los choques externos. ¿Qué clase de protección ofrece este producto?

Se trata de una línea que proporciona el Fondo a países de alta calidad, cuyas políticas y situación macroeconómica es muy sana, muy segura y México es uno de esos países, así que damos esta línea como una forma de proteger al país contra choques externos, si algo anda muy mal en la economía global.

¿Desde cuándo tiene México disponible esta línea? ¿Cuál es el saldo de protección? ¿Ha cambiado desde que se otorgó por primera vez?

Decidimos el acceso a los recursos en términos de la cuota que México tiene en el Fondo y fijamos el monto en los Derechos Especiales de Giro (DEG), eso se ha mantenido en un nivel de un poco más de 9,000 millones de DEG. Pero la cifra en dólares ha cambiado por la fortaleza de la divisa estadounidense. Estaba en 70,000 millones de dólares, ahora es de 65,000 millones por dicha fortaleza. Es una línea a la que sólo han tenido acceso tres países: Polonia, Colombia y México.

Reponer reservas, reto

También mencionó la reserva internacional como una de las fortalezas. Actualmente, ronda los 170,000 millones de dólares. ¿Considera que son suficientes para enfrentar los choques externos?

Yo creo que sí, porque hay muchas formas de medir cuán adecuadas son las reservas de un país. México tiene poco más de 170,000 millones y entre las formas de medirlas están: como proporción del PIB, como proporción a moneda amplia, como proporción a deuda de corto plazo del gobierno. Las reservas están bien.

¿Esto significa que hay liquidez suficiente en dólares en caso de que se presente un contratiempo?

Sí.

Resultado de la revisión de las condiciones mexicanas para mantener la Línea de Crédito Flexible, ustedes dicen que las autoridades se comprometieron a restaurar el nivel de reservas internacionales . ¿Cuál sería la alternativa?

México tiene mecanismos que con anterioridad ha utilizado, reglas para acumular reservas y desacumularlas. En el pasado, el Banco de México estableció una regla en la que el banco va cada día a comprar la magnitud de reservas, esto si las condiciones del mercado lo permiten. No hay que acumular reservas de inmediato, no es urgente, pero en los próximos años, cuando les convenga, pueden volver a acumular reservas, utilizando los mecanismos que tienen disponibles.

Podría subir previsión

El funcionario anticipa que el FMI podría revisar al alza su previsión de crecimiento para México para este y el próximo año, en enero del 2016, al incorporar los datos duros arrojados por la economía en el tercer trimestre, cuando el Inegi reportó que el PIB creció 2.6% anual. Pero matizó que aún tienen que evaluar estas tendencias.

[email protected]