El Presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, advirtió que si la economía de Estados Unidos continúa en su camino actual, “los aumentos graduales adicionales en la tasa de fondos promoverán mejor sus objetivos”.

En el primer diagnóstico público que otorgó Powell en una conferencia ante economistas, dijo que “los riesgos para la actividad económica —de Estados Unidos— se ven en general equilibrados”.

A pesar de no incluir en su conferencia el impacto de la tensión comercial que su país alimenta con China, en la sesión de preguntas comentó que “no es claro si se materializarán las amenazas sobre los aranceles y no hay elementos aún para estimar el impacto que tendrá su aplicación en la actividad”.

Sobre la situación del mercado laboral, el banquero central identificó varias señales de que marcha “casi a plena capacidad”.

Al dictar una conferencia ante el Club de Economistas de Chicago, expresó que espera un repunte adicional del crecimiento de los salarios que estará delimitado por la fortaleza del mercado laboral.

“Nuestro propósito de incrementos graduales en el rédito tiene el objetivo de equilibrar entre la tendencia de la inflación y la sostenibilidad de la fortaleza en el mercado laboral”, observó.

Y destacó que “cualquier decisión sobre política monetaria se tomará con los datos y perspectivas oportunos”.

Por su parte, el presidente de la Fed de San Francisco, John Williams, precisó que subir unas tres o cuatro veces el rédito en el año “sería un paso en la dirección correcta”.

Williams fue promovido por la junta de directores de la Fed el pasado 3 de abril para convertirse en el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, que es el banco central que vigila y supervisa la infraestructura de los mercados financieros, cuyo voto tiene carácter permanente en el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) y es identificado como el segundo cargo más importante en las decisiones del Comité, después del presidente del Fed.

PACIENCIA, ESTRATEGIA FAVORABLE

El presidente del Fed enfatizó que “la paciencia en las decisiones ha pagado dividendos claros,  al contribuir en la solidez de la economía que tenemos ahora”.

Aseguró que el objetivo de la política monetaria de aquel país sigue siendo alimentar un sólido desempeño de la economía que garantice la creación de empleos, en un ambiente de inflación baja y estable.

El banquero central, quien en su primera cita como presidente de la Fed en el FOMC votó a favor de un alza de 25 puntos base, enfatizó que “si la perspectiva cambia, también lo hará la política monetaria”.

FOMC, SEÑALES DE ACELERAR

De acuerdo con Michael Gapen, economista en Barclays, los miembros del FOMC, que es el cuerpo responsable de mover la política monetaria en Estados Unidos, están enviando señales de su intención de acelerar las subidas de tasas.

El aumento de la confianza acerca de un retorno de la inflación al objetivo de 2% y la tendencia a la baja que trae la tasa de desempleo han motivado una reconsideración de los integrantes  acerca de la dinámica en la normalización de las tasas, refirió.

EVANS, OPTIMISTA SOBRE INFLACIÓN

Por su parte, el presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans, una de las autoridades más inclinadas a la política monetaria expansiva dentro de la Fed, dijo el sábado que confía en que la inflación alcance la meta de 2% y se mostró a favor de alzas graduales de las tasas.

“La política fiscal ha sido mucho más favorable al crecimiento, así que la necesidad de una política monetaria expansiva es menor ahora que hace un tiempo atrás”, dijo Evans a periodistas luego de un discurso en la Universidad de Chicago.

Sostuvo que si la economía sigue en vías de alcanzar la meta de inflación y si las expectativas de alzas de precios suben, “sería apropiado aplicar incrementos graduales (de tasas) hasta llegar al punto en el que la política monetaria no está dando más soporte a la actividad”.

Los comentarios de Evans son destacables porque sugieren que una de las figuras más escépticas a las alzas de tasas de la Fed ahora está a favor de aplicar más ajustes monetarios, incluso aunque la preocupación por una potencial guerra comercial está impactando a los mercados financieros.

China advirtió el viernes que está totalmente preparada para responder con “ferocidad” a nuevas medidas si Estados Unidos cumple con la amenaza del presidente Donald Trump de aplicar aranceles.

Consultado sobre el efecto de la riña comercial en su perspectiva sobre las alzas de tasas, Evans sugirió que aunque está consciente del potencial daño, considera que el efecto sobre las políticas comerciales será limitado y que las empresas seguirán disfrutando de un panorama favorable.

Aun así, dijo que era muy pronto para ver si la disputa se refleja en los datos económicos.

En diciembre, Evans fue una de las dos autoridades de la Fed que estuvo en contra de la decisión de elevar las tasas, afirmando que deseaba que la economía tuviera más tiempo para apuntalar la inflación y las expectativas inflacionarias, que siguen ubicándose por debajo del objetivo del organismo. (Con información de Reuters)