De aprobarse las modificaciones propuestas por la bancada de Morena a la Ley del Banco de México no se solucionaría el problema que tienen, en la actualidad, las instituciones financieras con los excedentes que tienen en moneda extranjera y sólo se trasladaría ese tema a la institución central, dijo Arturo Herrera, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Este cambió sólo transferiría el problema que tienen estos bancos comerciales al banco central, porque el banco central hubiera tenido el mismo problema: cómo exportar estos dólares”, declaró en entrevista.

La reforma, que se retomará en febrero del 2021, propone que el banco central compre el excedente que tengan los bancos de monedas extranjeras, los cuales en la actualidad no pueden regresar al sistema financiero.

Los defensores del proyecto de ley, aprobado por el Senado a principios de este mes, argumentaron que ayudaría a los mexicanos con escaso acceso al sistema financiero, como las familias de migrantes y los trabajadores del sector hotelero pagados en dólares.

Ante las críticas y controversia que se suscitó, la Cámara de Diputados decidió revisar el proyecto y posponerlo para el 2021, además de acordar mesas de trabajo con las autoridades.

En este sentido, Herrera recordó que 99.3% de las remesas que llegan a México lo hacen a través de canales financieros formales.

“Si realmente es un problema de 0.7%, entonces podemos resolverlo usando otros mecanismos y no necesariamente haciendo cambios a las reglas del Banxico”, añadió.

El gobernador del banco central, Alejandro Díaz de León, dijo que el proyecto de ley podría obligar al Banxico a absorber dinero de las bandas de narcotraficantes y empañar su nombre ante las autoridades internacionales, además de socavar la autonomía del Banxico.

No sólo prendió el foco del banco central, sino también de la Asociación de Bancos de México y Moody’s, quien advirtió que podría afectar la nota crediticia del país.

Anteriormente, Arturo Herrera calificó como adecuada la decisión de posponer la discusión para modificar la Ley de Banxico y abogó por una “discusión más técnica y profunda” de la iniciativa.

“La motivación inicial de esta iniciativa debe ser atendida, específicamente que los mexicanos en Estados Unidos puedan enviar las remesas de manera segura y a costo eficiente; claramente no se analizaron las muy importantes implicaciones para el sistema financiero mexicano”, indicó el funcionario.