El Banco Mundial (BM) advirtió a México que la recuperación económica que estiman para el 2021 de 2.5% puede ser mucho más débil, “si no se elimina la incertidumbre persistente que tienen los inversionistas sobre las políticas públicas en sectores estratégicos como el de energía”.

“La incertidumbre en torno a la trayectoria de algunas políticas sectoriales, particularmente en el sector energético, desaceleró la inversión privada”, sostuvieron economistas del organismo.

Al interior del análisis titulado “La economía en tiempos del Covid-19”, el organismo que preside David Malpass plantea que sin una estrategia interna de apoyo a las empresas, empleadores y trabajadores en el país, aumentará la pobreza en México.

Los especialistas advierten que ahora, el motor de la recuperación para México está en la reactivación de Estados Unidos. “Una desaceleración más pronunciada de lo esperado en el crecimiento global y de Estados Unidos representa un riesgo significativo a la baja para la recuperación gradual de México y su estabilidad financiera”, refirieron.

En el documento, los economistas del BM explican que si México no consigue fortalecerse en el mercado doméstico, “la crisis económica se extenderá en el empleo, en los ingresos de los trabajadores formales y en quienes se ganan la vida en la informalidad”.

Sostienen que el deterioro de la capacidad de compra de la gente debilitará aún más a la economía, a través de un menor consumo, lo que sin duda puede dificultar la recuperación.

En el apartado para México, consignan que “los hogares pobres y vulnerables, así como los trabajadores en los sectores formal e informal, requerirán un sólido y contundente apoyo del sector público”.

Aseguran que las ayudas para garantizar liquidez en el sistema financiero y los apoyos para micro, pequeñas y medianas empresas son muy importantes.

Desplome con impacto fiscal

Los expertos del organismo resaltan que “la consolidación fiscal entre el 2017 y el 2019, permitió la estabilización de la deuda pública”.

Destacaron que a pesar del estancamiento económico, tanto el crecimiento del ingreso laboral como la creación del empleo aumentaron en el 2019, lo que junto con las generosas transferencias sociales, ayudó a reducir la pobreza en el 2019.

Anticipan que la prudencia fiscal se mantenga este año “a pesar de que se proyecta un deterioro del rendimiento de los ingresos en el 2020”.

“Se espera que los ingresos disminuyan, mientras que aumenta marginalmente el lado del gasto, a partir de que el gobierno priorizará atender las necesidades del sector salud y canalizar la asistencia social a los grupos vulnerables.

Aumento excepcional de la deuda

En el mismo análisis, los economistas del banco sostienen que el desplome de la economía motivará “un aumento excepcional en el déficit general del 2020, y en la deuda pública. Lo que también responderá a la depreciación del tipo de cambio”.

Adicionalmente esperan una “contracción significativa” de 6%, es de anticiparse una caída en los componentes clave de la demanda agregada.

Las exportaciones más lentas sólo se mitigarán en el 2020 mediante una compresión mucho más aguda de las importaciones.

Una recuperación en el 2021 y el 2022 en México, enfatizaron, se basa en la suposición de un rápido repunte en la economía estadounidense.

El presidente del Banco Mundial, David Malpass, dictará una conferencia de prensa esta mañana, en el cierre de las reuniones virtuales de primavera.

[email protected]