Organizaciones sociales mostraron su preocupación sobre el financiamiento y el gasto que se realiza en el rubro de salud, así como la continuidad en el flujo de los recursos para poder atender las necesidades que se produjeron antes y después de la pandemia del Covid-19.

Al participar en el Parlamento Abierto, convocado por la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, Judith Méndez, investigadora del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) celebró el incremento de 15% en el rubro de salud; sin embargo, alertó que hay riesgo de que el financiamiento no sea sostenible porque gran parte del aumento se da por los recursos que son tomados del Fondo para la Salud (Fonsabi).

Asimismo, señaló que aún existe una brecha en el gasto de salud en el país. Las recomendaciones de la OMS y de la OCDE son que éste se ubique en 6% del PIB, mientras que en México el próximo año representará 2.9 por ciento.

Agregó que con el presupuesto que se propone no se atiende la transición epidemiológica, y que la mayor presión para las finanzas públicas viene del lado de las enfermedades de alta especialidad, como el cáncer, las cuales son más costosas.

En tanto, Mariana Campos Villaseñor, Coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuenta de México Evalúa, lamentó que desde el 2013 a la fecha el gasto en salud se ha debilitado y resaltó que aunque el Insabi tendrá un incremento en su presupuesto de 12% en el 2022, el gobierno debe ambicionar estar a la altura del promedio histórico de gasto que se tenía con el Seguro popular.

Por su parte, Marco Vinicio Gallardo Enríquez, titular de la Unidad de Administración y Finanzas de la Secretaría de Salud, explicó que para el próximo año se han presupuestado recursos por más de 192,368 millones de pesos para este organismo federal, lo que significa un aumento de 46,953 millones de pesos respecto al 2021.

Dichos incrementos se dan en rubros como servicios personales (40.8%), los cuales detalló Gallardo Enríquez, estarán enfocados en la contratación de personal de salud eventual, “sobre todo para hacer frente a la pandemia que nos aqueja todavía”.  

Asimismo, los gastos de operación contabilizan un incremento de 99.1% en comparación con el año en curso. El funcionario federal explicó que dicho aumento se debe a la adquisición de vacunas contra el Covid-19, además de recursos para la supervisión de guarderías.

valores@eleconomista.mx