Los precios de algunos activos parecen sobrevalorados en términos históricos con respecto a su nivel de riesgo, a pesar de mantenerse la preocupación sobre la política fiscal en Estados Unidos, la crisis en la eurozona y las expectativas de un crecimiento mundial moderado, evidenció el Banco de Pagos Internacionales (BPI).

Muchos inversionistas en deuda afirmaron sentirse menos compensados que en el pasado por asumir riesgos, si bien percibían que apenas tenían elección ante la cercanía a cero de la rentabilidad de los depósitos bancarios y el declive de la oferta de otras inversiones de bajo riesgo , aclararon.

En la introducción de su Reporte trimestral al tercer cuarto del año , en el cual la institución incluye análisis oportuno sobre la situación financiera mundial, el BPI explicó que este fenómeno se presenta al mismo tiempo que los rendimientos de títulos alemanes, estadounidenses y suizos se negocian en negativo.

Lo anterior evidencia serias distorsiones en el mercado que podrían multiplicarse e intensificar un entorno de riesgo financiero, afirmaron.

Estos eventos están alentando la acumulación de efectivo e influyen en los precios de los activos más vulnerables a los recortes presupuestales de EU, advirtió el llamado banco de los bancos centrales.

En el análisis, los economistas del BPI reconocieron que en septiembre, tanto los bonos como las acciones se vieron favorecidos por una mayor relajación de las políticas monetarias y por la percepción de que algunos de los principales riesgos a la baja a corto plazo para la economía mundial.

AMÉRICA LATINA ATRAE CRÉDITO

En el segundo trimestre del 2012, los activos transfronterizos de los bancos declarantes al Banco de Pagos Internacionales (BPI) se redujeron un 2%, siendo ésta la mayor caída registrada desde comienzos del 2009. El crédito dirigido a América Latina y el Caribe, creció en 7,000 millones de dólares, que es 1.1% trimestral, contrario al dirigido hacia Europa, que se contrajo en 11,000 millones de dólares o 1.5% trimestral, una caída por cuarto trimestre consecutivo.

La expansión en el préstamo dirigido a AL fue liderado por el bancario, por 12,000 millones de dólares o 5.1% más; mientras el no bancario declinó en 6,000 millones de dólares o 1.5% menos.

Los activos transfronterizos frente a entidades no bancarias se mantuvieron relativamente estables, el crédito a bancos en economías avanzadas y centros financieros extraterritoriales se contrajo con fuerza en 3 por ciento.

ymorales@eleconomista.com.mx