Portugal e Irlanda son los países que se acercan más a la vulnerabilidad financiera de Grecia aunque tienen características de mercado que les permitiría salvarse de caer en insolvencia, consideran analistas de Barclays Capital (BarCap).

En audioconferencia, dictada desde Londres, los expertos detallaron que en la correduría desarrollaron un índice de vulnerabilidad , de acuerdo a valores como solvencia, liquidez de mercado, obligaciones del sector bancario y flujo de capital externo. Lo que les permite proyectar cual de los países europeos estaría en un mayor riesgo de caer en moratoria.

Así se puede ver que el líder del índice, es Grecia, con un panorama de vulnerabilidad de 4.5 puntos porcentuales, seguido por Portugal que tiene 4.3 puntos e Irlanda, que pondera en 4.1 puntos de vulnerabilidad.

Según Piero Ghezzi y Christian Séller, analistas en BarCap, el índice de vulnerabilidad se aproxima a niveles griegos, cuando se le aplica al modelo una variable más: el congelamiento del mercado crediticio.

El riesgo

Pese a tener importantes deudas públicas, que en el caso italiano representará 118 puntos de su PIB, los analistas de BarCap consideran que su bajo déficit primario y la menor exposición de su sistema bancario, permiten diferenciarlo de la misma categoría de riesgo que Irlanda o Portugal.

Mientras a Portugal, que a menudo lo consideran el más parecido a Grecia , se encuentra en mejores condiciones financieras y ha tenido un mayor flujo de capital externo, lo que le pone en una mejor situación para realizar un fuerte ajuste fiscal que revierta el deterioro de las cuentas públicas.

Congelados

De persistir el congelamiento del mercado financiero en Europa, tanto el sector bancario como los corporativos de de estos países, podrían estar en riesgo las condiciones financieras de los países.

Los expertos evidenciaron que todos los indicadores financieros de los cuatro países europeos muestran que sí podrían salir adelante aún con sus importantes deudas públicas, si las condiciones del mercado se normalizan.

Estiman, igual que lo hiciera el Fondo Monetario Internacional (FMI), que deben aplicar un fuerte ajuste fiscal en los próximos cinco años, para bajar sus deudas públicas al menos al 60% del PIB.

Y aún si tuvieran éxito en frenar el deterioro de sus cuentas gubernamentales, sería hasta el año 2050, cuando alcanzarían esta corrección en su deuda pública, anticipan.

El congelamiento del mercado es un término que se utiliza para describir la ausencia de operaciones de financiamiento por una alta aversión al riesgo; el antecedente próximo, fue el último trimestre del 2008, en los mercados mundiales tras la quiebra de Lehman Brothers.

Desde noviembre pasado, analistas financieros del mercado han distinguido a países como Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España con el acrónimo PIGS, por el claro deterioro de sus cuentas públicas y el impacto que podrían tener en la estabilidad de la Eurozona.

ymorales@eleconomista.com.mx

RDS