Políticos de la coalición de Gobierno de Alemania expresaron nuevas preocupaciones respecto a que el fondo de rescate permanente de la zona euro adquiera más facultades, en momentos en que el esquema se encuentra en el centro de un caso judicial luego de que el Parlamento germano aprobara su forma básica.

El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Guido Westerwelle, dijo que se oponía a la aplicación del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el programa de rescate permanente de la zona euro, y a que se extienda la compra de bonos soberanos europeos.

"No puedo imaginar que la Cámara baja del Parlamento (Bundestag) diera mayoría a una política de responsabilidad conjunta ilimitada para Alemania. Como legislador ciertamente no pude acceder a eso", dijo.

El Banco Central Europeo mencionó que podría empezar de nuevo a comprar bonos soberanos para reducir los enormes costos de endeudamiento de Italia y España, pero la medida no se produciría hasta septiembre, y sólo se concretaría si los gobiernos activan los fondos de rescate de la zona euro primero para que se sumen al BCE en la compra de papeles.

El Parlamento alemán aprobó el pacto fiscal europeo y el MEDE por una mayoría de dos tercios a fines de junio, pero desde entonces la discusión sobre dar al fondo permanente una licencia bancaria se ha extendido.

Dar al fondo MEDE una licencia bancaria, tal como piden Italia y Francia, le permitiría entregar asistencia al BCE a fin de que el banco central pueda intervenir con mayor autoridad en los mercados de bonos de ser necesario.

El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que incluir tal licencia contravenía la ley europea. La corte constitucional anunciará el 12 de septiembre si Alemania puede ratificar legalmente el MEDE y el pacto fiscal del bloque.

Originalmente el MEDE debía implementarse el 1 de julio, luego el 9 de julio, pero requiere de la ratificación de los países que representan 90 por ciento de su base de capital, de modo que no puede empezar a operar sin la aprobación de Alemania.