Quienes integrarán el equipo económico del gobierno de Andrés Manuel López Obrador utilizaron el Foro Estrategia Banorte 2018 para asegurar que: “el pánico de la iniciativa privada quedó atrás” y se aprovechará lo que se tiene para crear más valor, al tiempo que aseguraron que no habrá una política más cerrada sino que se buscará cómo hacer a México más poderoso. Ante un foro de banqueros e inversionistas, adviertieron que no habrá contratistas favoritos ni clemencia para las firmas que cometan actos de corrupción. También hablaron del paquete económico del 2019, en donde se buscará eliminar la duplicidad de algunos programas.

El próximo jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, aseveró que la etapa del pánico en la Iniciativa Privada (IP) ya pasó y ahora el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ofrece construir acuerdos para el desarrollo del país. Argumentó que la política económica de Obrador no significa volver al pasado, sino políticas similares a las que impulsan los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Francia, Emmanuel Macron.

“No estamos hablando de volver al pasado, estamos hablando de lo mismo que dice el presidente Trump, lo mismo que dice el presidente Macron; no estoy hablando nada diferente, que es aprovechar lo que ya tenemos para crear más valor, más empresas, más riqueza para todos; no son más empleos, son más empresas con más empleos, primero son más empresas y luego son más empleos”, afirmó.

Al participar en el Foro Estrategia Banorte 2018, Alfonso Romo se dirigió a los empresarios: “ahorita estamos en la época, ya no del pánico, del entusiasmo”. Luego aseveró que la relación de Obrador con la IP es de un “matrimonio católico”.

Les indicó a los inversionistas que el gobierno de López Obrador no decepcionará, pues argumentó que México ya tuvo dos transiciones con el PAN y con el PRI y en caso de que el gobierno de Obrador decepcionara, ya no habría otra opción para el país.

“Vamos a hacer todo lo posible para no defraudarlos, porque no nos podemos equivocar. Ya tuvimos un cambio en el 2000, con mucha esperanza, después regresó el PRI y nos dio otra esperanza. Y hoy si viene un cambio de régimen real no podemos fallar, porque entonces la próxima ¿cuál va a ser (la otra alternativa)?”, expuso.

Al hablar de su participación en el proyecto de López Obrador, Alfonso Romo dijo que descubrió que “ni ellos (los militantes de Morena) eran tan rijosos como creíamos nosotros, ni nosotros éramos los empresarios egoístas que lo único que nos importaba era la riqueza personal”.

El futuro jefe de la Oficina de la Presidencia pidió que midan al nuevo gobierno a partir de que cumpla su compromiso de crecer a 4% anual. “Si creamos las condiciones de confianza, no tenemos por qué no crecer a 4%, ya para no decir 6 o 5, a 4% y esto crearía un México diferente”, comentó.

Aseveró que no habrá una política de mercado cerrada, sino “ver cómo hacemos a México todavía más poderoso”.

Abundó en que se trata de que México rompa paradigmas y tome riesgos que nunca antes ha hecho.

Ofreció a los inversionistas que el nuevo gobierno quite barreras administrativas que impiden que inviertan.

Destacó que el gobierno de López Obrador reducirá el gasto corriente y aumentará el de inversión.

Argumentó que el país tendrá un presidente de la República de tiempo completo. “No tengo la menor duda. Van a tener a un presidente de tiempo completo. Una pasión por trabajar 15 horas diarias. Hemos tenido más de 20 reuniones de gabinete. Estamos revisando todos los proyectos, probablemente proyectos de más, proyectos de menos, pero va a caer la racionalidad, no se preocupen”.

Romo informó que es tan buena la relación que tiene López Obrador con la Iniciativa Privada, que ya se ha reunido con todos los sectores y cúpulas empresariales y el 4 de septiembre acudirá a Monterrey, Nuevo León, para hacer un compromiso con Caintra, con la que firmará un acuerdo para el impulso de los jóvenes.

Van por quitar el efectivo de la economía

Romo reveló que otro de los proyectos prioritarios para la siguiente administración será la eliminación del efectivo de la economía, ello, expuso, para combatir la corrupción en las compras de gobierno y atraer más personas a la economía formal.

“Hay que quitar el efectivo de la economía, para poder combatir la corrupción, para poder traer 1,000 millones de personas a la economía formal”, expresó.

Agregó: “este proyecto, que lo está haciendo la nación, la Asociación de Bancos de México, estamos invitando a todo mundo, va a ser un proyecto que sí puede cambiar radicalmente, no nada más el perfil del sector financiero, sino también vamos a erradicar mucho lo que tanto nos lastima, que es la corrupción”.