El pacto fiscal que se dará a conocer en febrero ofrecerá certidumbre a todos los contribuyentes; es decir, desde las empresas hasta los hogares, pero no significará una tregua, aclaró el subsecretario de Ingresos, Miguel Messmacher.

En entrevista radiofónica, explicó que el contenido de la Reforma Hacendaria se seguirá aplicando conforme a la ley; en tanto que el pacto servirá para garantizar que no habrá modificaciones legales fiscales entre el 2014 y el 2016.

No prevemos que tengamos que estar moviendo de nuevo la estructura del ISR, del IVA o del IEPS. Entonces, un poco para clarificar, no se trata de una tregua para nadie en el sentido de que los contribuyentes van a tener que estar cumpliendo con sus obligaciones , refirió.

Messmacher dijo que la idea es que los hogares y las empresas puedan tomar sus decisiones de compra de diversos activos como una casa y para ello es importante que sepan cuál va a ser el marco fiscal que va a aplicar en el futuro.

La importancia de que haya cierta estabilidad en el marco tributario es que se está proponiendo establecer este acuerdo de certidumbre, en el que se asume este compromiso del gobierno federal de que las reglas del juego en materia tributaria se van a estar manteniendo sin cambios de aquí al 2016 , dijo Messmacher.

Pero, por otro lado, advirtió que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) va a continuar con sus labores de fiscalización para asegurar que todo el mundo esté pagando sus contribuciones como debe de ser. Como ejemplo mencionó los embargos de aeronaves y embarcaciones que no han podido justificar su legal estancia en el país.

SIGUE EVALUACIÓN

Sobre si los tres años serán suficientes para amortiguar los cambios de la reforma hacendaria, el funcionario aseguró que la reforma contribuirá al desarrollo del país en la medida que va a permitir reforzar la seguridad social.

Recordó que otorgar una pensión universal, mayor acceso a servicios de salud y de seguridad social y más infraestructura es importante para una sociedad como la nuestra.

Una vez que hayan pasado los tres años comprometidos para no hacer modificaciones legales, el subsecretario de Ingresos consideró que tanto el gobierno federal como la sociedad y los diputados y senadores tendrán que hacer una evaluación de la economía y la situación fiscal.

Se tendrá que ver en dónde estamos parados, qué ha pasado con la economía global y con la economía mexicana. Como mencionaba yo, no hay ningún país que no realice ajustes en su marco fiscal de manera permanente; es decir, se harán evaluaciones acerca de qué es lo que ha pasado en el tiempo y, con base en esa evaluación, dentro de tres años se tendrá que tomar alguna decisión de si son necesarias o no algunas modificaciones.

Pero obviamente eso tampoco quiere decir que dentro de tres años por fuerza se estarán haciendo cambios tributarios .

leonor.flores@eleconomista.mx