Los factores de riesgo que podrían escalar hasta convertirse en crisis globales se centran en la situación financiera de los PIGS, los conflictos políticos del Medio Oriente y las elecciones de Venezuela, según la óptica de los banqueros que integran el Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

Al margen de estos eventos que tienen que mantenerse en observación en los próximos doce meses, según los expertos del Instituto, advierten que la deuda de los gobiernos de países desarrollados sigue en el centro de su preocupación.

El aumento de la deuda de los gobiernos del G-7 (Estados Unidos, Japón,Canadá, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia) será uno de los mayores retos en un horizonte de tres a cinco años , anticiparon.

Al interior del reporte mensual titulado Global Economic Report , analistas del Instituto consideran que Portugal corre el riesgo de no cumplir con sus metas fiscales ambiciosas , resultado del deterioro.

Acerca de Grecia, los banqueros temen el incumplimiento de sus compromisos de austeridad a partir del ingreso del nuevo gobierno.

En España, observan que el endurecimiento de la política fiscal se mantendrá como la principal fuente de debilidad para la economía, lo que a su vez limitará el cumplimiento de las medidas tributarias que se pretenden implantar entre la gente.

Y en Irlanda temen que un resultado adverso en el referéndum, concerniente a las medidas de austeridad fiscal, pueda contaminar el cumplimiento de los compromisos que llevarán a las finanzas públicas a la estabilidad. En todos los casos referidos, los banqueros consideran que la percepción del mercado global se verá afectada.

PETRÓLEO, EN EL CENTRO

La escalada del conflicto político en Medio Oriente motivaría un shock en el precio del petróleo, advierten.

El efecto en la demanda de países como Estados Unidos terminaría por lesionar la recuperación económica y se traduciría en una nueva desaceleración mundial.

El proceso electoral que vivirá Venezuela en octubre también es un factor de preocupación para los banqueros, pues temen un cambio en la oferta mundial del petróleo que comercia el país, quinto productor mundial de petróleo.

El IIF es el mayor grupo de asociación de banqueros globales, directivos de fondos de inversión y de aseguradoras. Negoció frente a Grecia la deuda privada con las instituciones financieras en representación de todos sus acreedores.