La economía mexicana registró un crecimiento de 12% en términos reales durante el tercer trimestre del año, respecto del cuarto previo con cifras ajustadas por estacionalidad previó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en su estimación oportuna.

De confirmarse esta proyección en el dato final del Producto Interno Bruto (PIB) programado para el 26 de noviembre, pasará a la historia como el mayor avance trimestral del que se tiene registro, con lo que rebasa la estimación del consenso del mercado reportada por Bloomberg de 11.9 por ciento.

No obstante al avance, el rebote no alcanza a compensar el impacto del desplome también histórico del (PIB) de 17.1% observado en  el segundo trimestre, provocado por el cierre de las actividades económicas para limitar la velocidad del contagio por Covid-19.

Con el PIB estimado oportunamente en 12% para el tercer trimestre,“la economía mexicana estaría de un tamaño similar al de seis años antes”, evidenció gráficamente el presidente del Inegi,  Julio Santaella, vía twitter.

Esto ya lo había explicado el analista senior de la consultoría internacional Ducker Frontier, Alejandro Valerio: “En términos absolutos, el PIB de México estará muy por debajo de su valor. En el 2019, la economía tenía un valor de unos 21 billones de pesos”.

El economista para América Latina en Goldman Sachs, Alberto Ramos, acotó que “no se pueden descartar revisiones mayores de lo habitual (en el dato final) a la estimación preliminar del PIB  ante las dificultades en la recopilación de datos de origen durante el periodo de julio a septiembre”.

El comunicado del Inegi precisa que “la captación de las encuestas económicas y los registros administrativos que se consideraron en el trimestre en cuestión para la integración de la Estimación Oportuna del PIB Trimestral se realizó en los tiempos establecidos mediante Internet y asistencia telefónica con el fin de evitar el contacto presencial”.

Industria lidera rebote

En el desagregado de la información oportuna, el Inegi evidenció el comportamiento de las actividades económicas y la foto preliminar es de un avance liderado por el sector industrial.

Según la estimación preliminar, en el tercer trimestre del año se presentó un crecimiento histórico de 22% en las actividades secundarias, respecto del desplome del cuarto anterior.

En este segmento se encuentran actividades como minería; generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y gas, construcción y las industrias manufactureras, que en conjunto y condiciones normales, aportan 31.6% del PIB, de acuerdo con Barclays. En su comparativo anual, el registro es negativo en 8.9 por ciento.

Las actividades terciarias completaron un avance de 8.6%, también respecto del trimestre previo, pero en el filtro anual se observa un desplome de 8.8 por ciento.

Finalmente las actividades primarias, también mostraron un avance de 7.4% respecto del cuarto previo.

Seis trimestres en caída

La estimación oportuna del PIB para el tercer trimestre del 2020, implica que la contracción anual para los primeros nueve meses del año de la pandemia, quedó en 9.8% con series desestacionalizadas.

La información divulgada por el Inegi, muestra que en el comparativo anual, el PIB del país sufrió una caída de 8.6 por ciento.

Con esta nueva contracción se acumularon seis trimestres consecutivos de caídas anuales, una tendencia no vista desde el tercer trimestre del 1982, advirtió aparte la directora de Análisis Económico en Banco Base, Gabriela Siller.

El economista senior para América Latina en la consultoría Pantheon Macroeconomics, Andrés Abadía sostuvo que el choque generado por la pandemia en la economía es muy significativo y la incertidumbre está pesando con fuerza en las perspectivas.

ymorales@eleconomista.com.mx