Tokio.- La economía de Japón se contrajo un 0.6% entre octubre y diciembre del 2011, más a lo previsto por analistas, afectada por la desaceleración del crecimiento global, inundaciones en Tailandia y un yen fortalecido, mostraron datos oficiales divulgados el lunes.

Eso arroja dudas respecto de las expectativas de que se reanude el crecimiento este trimestre, dado que la crisis de deuda de Europa empaña el panorama.

La demanda interna también se debilitó en una preocupante señal de que el impulso económico de la reconstrucción de la costa noreste del país, devastada por un terremoto, se materializa lentamente.

La cuarta contracción de la economía japonesa en cinco trimestres hizo que la economía de todo el 2011 se contrajera un 0.9%, su primera baja del año calendario desde la crisis financiera del 2009.

Las débiles cifras podrían sumarse a las crecientes presiones sobre el Banco de Japón para aliviar más la política monetaria y así mejorar a la tercera mayor economía del mundo, en que las autoridades enfrentan una persistente deflación y un yen valorizado.

El dato del Producto Interno Bruto (PIB) fue divulgado horas antes de que el Banco Central iniciara su reunión de política monetaria de dos días, en la que podría decidir que necesita actuar al considerar un mayor alivio monetario o estableciendo una meta inflacionaria más específica.

La contracción tuvo lugar cuando la economía local se recuperaba de una caída provocada por el terremoto y tsunami de marzo del año pasado, que devastaron las áreas costeras del noreste del país y dieron lugar al peor desastre nuclear del mundo desde Chernóbil, en la ex Unión Soviética, en 1986.

Se esperaba que la economía japonesa se contrajera un 0.3% en el tercer trimestre, según la mediana de las previsiones de analistas consultados por Reuters.

El dato sigue a una expansión revisada del 1.7% en el período julio-septiembre, que fue el primer aumento del PIB japonés en cuatro trimestres.

Sobre una base anualizada, la economía nipona se contrajo un 2.3%, ante un retroceso esperado del 1.4%, mostraron datos de la oficina del gabinete.

Eso también se compara con una expansión anualizada del 2.8% en Estados Unidos en el mismo período.

"La contracción se debió mayormente a una caída en las exportaciones y la economía seguramente se mantendrá sobre un terreno débil durante el primer trimestre de este año debido a problemas con exportaciones, desaceleración de gasto de capital y el retraso de la implementación de obras públicas", comentó Yoshiki Shinke, economista del instituto de investigación Dai-Ichi Life.

EXPORTACIONES

El yen cotizaba a alrededor de 77.70 yenes por dólar el lunes, cómodamente debajo de su máximo nivel histórico después de que la aprobación de un paquete de austeridad por parte del Parlamento griego fortaleció al euro.

La demanda interna contribuyó con un 0.1 punto porcentual al PIB del cuarto trimestre, menos que el 0.9 punto porcentual en el tercer trimestre.

Las exportaciones netas borraron 0,6 puntos porcentuales del PIB en octubre-diciembre debido a la desaceleración de la demanda global y la interrupción de la cadena de abastecimiento debido a inundaciones en Tailandia, lo que deja al descubierto la difícil situación de una economía que depende de las ventas al exterior.

El consumo personal, que contribuye con alrededor de un 60% del PIB, subió un 0.3% y por tercer trimestre consecutivo, y se compara con un 0.9% esperado.

En una señal positiva, el gasto de capital privado creció un 1.9%, frente a un 0.2% esperado.

El Gobierno y el Banco Central, así como también economistas privados, prevén que la economía de Japón reanude un crecimiento moderado este año gracias a esfuerzos de reconstrucción post desastre y al crecimiento de economías emergentes.

RDS