El optimismo reflejado en los Criterios Generales de Política Económica (CGPE) del 2022 en cuanto al crecimiento del PIB y de la producción petrolera podrían generar pérdidas en los ingresos proyectados para el siguiente año, consideró el análisis de México Evalúa.

Mariana Campos, coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de cuentas de México Evalúa, señaló que, de no cumplirse el pronóstico de crecimiento de 4.1% para el siguiente año, se podrían dejar de recaudar 45,000 millones de pesos en impuestos.

“Cuando la economía no crece lo que se prevé, se impacta a los ingresos, especialmente los tributarios (...) si se crece lo que Banxico estima (3%) se tendría una pérdida de 45,000 millones de pesos respecto a lo que están estimando de ingresos tributarios”, dijo en un taller virtual para medios.

Un escenario similar tendrían los ingresos petroleros. De acuerdo con Mariana Campos, la sobreestimación de la producción petrolera podría generar una pérdida de 46,300 millones de pesos en el 2022. Además, de haber una sobreestimación en el precio de barril de petróleo, se podrían perder otros 13,500 millones de pesos.

“Hay una sobreestimación de la producción petrolera. Los gobiernos suelen tener la esperanza de que se retome la producción; sin embargo, históricamente lo que hemos visto es que no ha pasado, siempre se quedan por debajo de las plataformas estimadas”.

En este sentido, explicó que si se considera el promedio de producción petrolera en lo que va del actual gobierno –sin contar el 2020 al ser un año atípico – éste es de 1.71 millones de barriles diarios, por debajo de los 1.82 millones que se esperan para el siguiente año.

De acuerdo con la Iniciativa de la Ley de Ingresos de la Federación 2022, el gobierno prevé que el próximo año los ingresos tributarios dejen al erario 3.9 billones de pesos y los petroleros 1.08 billones de pesos.

Preocupan fondos 

Por otro lado, Jorge Cano, investigador del Programa de Gasto Público de México Evalúa, señaló que preocupa que no exista un plan para restablecer el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios, luego de que el año pasado el gobierno usara más de 90% del saldo en este fondo.

ana.martinez@eleconomista.mx