El retraso en el aumento del techo de la deuda de Estados Unidos podría revertir la incipiente recuperación y desencadenar una nueva crisis económica, dijo el presidente Barack Obama en una entrevista.

Podríamos, de hecho, tener una nueva crisis financiera si llevamos esto muy cerca del límite , declaró Obama en el programa Today Show de la cadena NBC.

Obama y los legisladores republicanos han mantenido un encendido debate desde enero sobre elevar el techo de la deuda, ya que el Partido Republicano exige recortes profundos a cambio de cualquier acuerdo para elevar el límite de gastos.

El Congreso tiene hasta el 2 de agosto para ponerse de acuerdo sobre un incremento del tope de la deuda pública, que alcanzó 14,294 billones de dólares a mediados de mayo.

Según los cálculos del Tesoro, el Estado no podrá funcionar más después del 2 de agosto si no se eleva el techo de la deuda. El Estado se encontraría en esa eventualidad en una situación de cesación de pagos de algunas de sus obligaciones.

Tomo la palabra de los dirigentes republicanos cuando dicen que sería catastrófico para nosotros no elevar el techo de la deuda , agregó Obama.

La buena fe y la confianza de Estados Unidos están en la base no solamente de nuestro estilo de vida, sino también de un sistema financiero mundial , afirmó.

Por otra parte, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, puso en guardia a los congresistas republicanos contra la tentación de impedir el aumento del techo de la deuda, considerando este martes que ello iría en contra del objetivo declarado de sanear las finanzas del Estado.

Si no se eleva el total de la deuda a tiempo, ello iría en contra del objetivo buscado, si lo que se busca es encontrar un camino hacia una mejor situación de las finanzas públicas de nuestro país , declaró Bernanke en un discurso en Washington.