Los bancos brasileños Bradesco y Banco do Brasil se aliaron para crear una empresa emisora de tarjetas de crédito para el mercado local, con la firme postura de competirle a las firmas MasterCard y VISA en ese país, lo que muestra la posibilidad real de que la banca comercial y la de desarrollo trabajen de forma conjunta en proyectos de negocio rentables y con un carácter social a la vez.

Dentro de las ventajas para la población no bancarizada en Brasil, es que podrá tener acceso a un producto básico de crédito, con menores costos que los que tiene el promedio del mercado, mientras que Bradesco obtiene los beneficios de acceder a la red de clientes del banco federal, una de las más grandes en el país carioca.

En abril, Bradesco, el segundo banco privado más grande de Brasil, y el Banco do Brasil, institución bancaria perteneciente al gobierno federal, anunciaron al mercado de valores local, la intención de integrar una parte de sus operaciones a través del lanzamiento de una marca propia brasileña de tarjetas de crédito, débito y prepago para titulares y no titulares de cuentas bancarias, denominada Elo.

Incluye la creación conjunta de nuevos negocios para tarjetas de marca privada y la creación de una empresa para vender tarjetas a determinados grupos de clientes que no están bancarizados, lo que será una competencia directa en el mercado local para las empresas internacionales VISA, MasterCad y American Express.

El tamaño del pastel

Banco do Brasil tiene 87.3 millones de tarjetas emitidas en total entre crédito y débito, mientras que Bradesco alcanza 133 millones de plásticos a marzo del 2010. Entre las dos instituciones totalizan cerca de 220 millones de tarjetas de crédito y débito en el mercado brasileño.

Paulo Faustino da Costa, director de Relacion con Inversionistas de Bradesco, comentó en una teleconferencia ofrecida por el banco, que con la marca Elo tienen como meta tener una participación del mercado de tarjetas en Brasil de 15% en cinco años y 1,000 millones de reales (unos 580 millones de dólares) en este negocio conjunto.

Esperamos crear una marca nacional de tarjetas, que nos permita tener mayor presencia en el mercado e incluir a la población que no cuenta actualmente con acceso al sistema bancario. Pensamos mantener en nuestro portafolio de tarjetas, las marcas de VISA, American Express y ahora Elo , dijo da Costa. Este banco no tiene acuerdos con Masterd Card.

Mario Perry, analista de Deutsche Bank, considera que no se puede descartar una política de emisión agresiva, especialmente en tarjetas de débito por parte de la alianza, con el fin de competir gradualmente con MasterCard y Visa.

El mercado objetivo serán los clientes de menores ingresos, justo por debajo de aquellos a quienes apuntan Visa y MasterCard y esto debiera traducirse en un mayor volumen de emisión .