México es el país emergente que más se beneficiará de la recuperación económica de Estados Unidos, así lo consideró James McCormack, director global de calificaciones soberanas de Fitch Ratings.

Lo anterior, explicó durante su participación en el evento virtual “Fitch on México”, se debe a que no existe país alguno que esté tan integrado a la economía estadounidense como lo está México, lo cual le da la ventaja de sacar provecho de diferentes aspectos, como el comercial.

“(El crecimiento en Estados Unidos) es positivo para los países emergentes, pero es aún más positivo para México. La razón es porque no hay otro país emergente que esté económicamente integrado a Estados Unidos como México. Es una gran ventaja para México”, dijo.

Recordó que, en la actualidad, México es el segundo socio comercial más grande para Estados Unidos, sólo detrás de China. Esto y el T-MEC benefician al país en la coyuntura actual, luego de la crisis económica causada por el Covid-19, y de la debilidad del PIB que se presentó previo a la pandemia.

James McCormack agregó que en el país vecino del norte, al igual que en otras naciones, el sector que más se vio afectado fue el de servicios y ahora, con el proceso de vacunación y la reapertura de la actividad económica, empieza a presentarse un rebote y ser el impulso para la recuperación del PIB.

En este sentido, refirió que esto sería un aspecto positivo para la economía mexicana, ya que podría incrementar el flujo de remesas que mandan los connacionales a México.

Respecto a un dólar débil, el analista de Fitch indicó que en general es una buena noticia para los países emergentes esto porque reduce su deuda denominada en esa divisa, como es el caso de México que el año pasado, ante la apreciación del dólar frente al peso, su deuda en dólares se disparó al momento de convertirla en pesos. Sin embargo McCormack señaló que en México la deuda en dólares equivale a menos de una cuarta parte del total.

Por último, un elevado precio de commodities es beneficioso para los países emergentes pero en México el comercio continúa por debajo de los niveles pre Covid.

Adaptación al virus

James McCormack indicó que este año los países se han logrado adaptar al virus, algo que se nota ante la llegada de segundas y terceras olas de contagio que ya no tuvieron el mismo efecto sobre la economía como el año pasado.

“Lo que estamos viendo es que con cada ola de contagio en los países, los impactos económicos son menores conforme ha pasado el tiempo. De alguna manera, las economías están aprendiendo a adaptarse a la segunda y tercera ola del virus”, señaló.

Si bien en varios países el proceso de vacunación ha empezado a impulsar la recuperación de la economía, el analista de Fitch dijo que desde la agencia calificadora prevén que los estímulos fiscales continúen en el 2022, a espera de ver cómo avanza el crecimiento y la inoculación.

Respecto a los riesgos, indicó que éstos giran alrededor del virus, la vacuna y la eficacia de ésta; sin embargo, son factores que aún son desconocidos y podrían mantenerse así en los siguientes meses y años. Asimismo, destacó el repunte de la inflación a nivel mundial, lo cual ha traído preocupaciones sobre posibles aumento en las tasas de interés de los bancos centrales.

ana.martinez@eleconomista.mx