El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó que como parte de las medidas para combatir el huachicoleo, se modificó la logística de distribución de gasolinas de Pemex. En medio de un problema de retrasos en el abastecimiento a gasolineras, Bárbara Gaxiola, experta en logística, asegura que la medida era necesaria, pero la implementación pudo ser mejor.

“Las medidas de corrección deben tener la dimensión del problema. El Huachicoleo no es algo nuevo, viene de mucho tiempo atrás. Se estima que cada año, 60,000 millones de pesos son saqueados de Pemex por medio de la ordeña de ductos. Es la razón por la que la medida era necesaria, pero los problemas de abasto en varios estados son señales de que pudo hacerse mejor”, explica.

De acuerdo con Pemex, la distribución —que ahora se concentra en pipas— ha afectado la logística de entrega a las estaciones del país, principalmente en Hidalgo, Estado de México, Jalisco, Michoacán, Guanajuato y Querétaro. Para enfrentar el problema, la empresa productiva informó que incrementó 20% la distribución en las entidades afectadas, con ayuda de autotanques.

Para Gaxiola, más que ello, “hacen falta acciones de planeación, se debe mejorar el transporte [de combustible] y hacerlo más seguro, con más camiones y un trabajo coordinado entre gasolineras, transportadoras y depósitos”. Además, “Pemex tiene un déficit en su flotilla, que no es suficiente, puesto que hoy 30% de los combustibles se transportan por carretera”.

La especialista en cadena de suministro asegura que la preparación y planeación no sólo debe referirse a temas cotidianos como una línea de producción, también a contingencias como ésta y México tiene en casa uno de los mejores ejemplos: “El plan DN-III-E es un ejemplo de respuesta logística. Las dependencias involucradas ya saben cómo tienen que responder, porque están capacitadas de una forma correcta para los distintos escenarios”.

Evitar el robo y disminuir gastos

El miércoles, durante su conferencia matutina, el presidente López Obrador afirmó que cada día Pemex sufría el robo de más de mil pipas con combustible, cada una con capacidad para 15,000 litros y, gracias a las acciones implementadas, la cifra se redujo a sólo 27, “el día en que menos gasolina se han robado desde la expropiación petrolera”.

Gaxiola explica que la cifra incluso podría descender al aplicar algunas medidas más: “La logística no sólo implica planeación, también tiene que ver con tecnología y capacitación del personal. Hoy las tecnologías de la información, los datos analíticos, la inteligencia artificial y otras herramientas como la realidad aumentada pueden ayudar a conseguir una mejor y más segura distribución del combustible”, destacó.

Destaca que mejorar la logística en las áreas de seguridad debe ser prioridad para este gobierno, así como hacerlo en materia de infraestructura en carreteras. “Para ello es necesario concretar más acciones entre el gobierno, la iniciativa privada y la academia”.

Entre otras áreas de oportunidad, explica que Pemex puede invertir en seguridad y rastreo, así como en tecnología digital para eficientar la toma de decisiones de los conductores. “La tecnología puede indicar cuándo un vehículo que transporta combustible se puede detener, si lo hace en el tiempo y la zona correctos o si no debe hacerlo, todo con base en datos analíticos.

“Para Pemex se requieren más camiones y también hace falta más seguridad en carretera. La tecnología es otro factor relevante porque fuera de la Ciudad de México, la cuestión tecnológica cambia por completo. Hace falta infraestructura”, dice.

Gaxiola, experta del Logistic Summit and Expo 2019, asegura que cada vez más en el mundo se voltea a ver a la logística como una prioridad en cuanto a planeación y prevención, no sólo como un método para disminuir los costos y eficientar el trabajo. Su crecimiento está en auge entre la IP y las PyMes.

[email protected]