Washington.- La ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, salió visiblemente distendida este jueves de su presentación oral ante el consejo de administración del Fondo Monetario Internacional (FMI), que debe designar en los próximos días a su nuevo director gerente.

"Creo que el Fondo debe ser más ágil, ciertamente más eficaz y más legítimo. Y eso supone realmente muchas mejoras potenciales, pero también la continuación de las reformas emprendidas por mi predecesor", explicó en inglés.

"Pienso que el Fondo es una institución notable, que dispone de un personal excepcional, que debe esforzarse para ser siempre más ágil, más comprometido, más legitimado ante la integralidad de sus 187 miembros. En todo caso, esa será mi ambición", agregó, esta vez en francés.

"Ahora son los Estados miembro que deben decidir", concluyó.

La ministra de economía francesa rivaliza con un candidato mexicano, el presidente del banco central Agustin Carstens, para suceder al francés Dominique Strauss-Kahn, quien renunció el 18 de mayo.

Según el FMI, esta instancia permite a los candidatos dar "su punto de vista sobre las problemáticas a las que se enfrenta el Fondo y sus Estados miembro" y tener "intercambios" con los administradores.

El consejo de administración está compuesto por 23 hombres y una mujer que deberán elegir al nuevo director gerente por "consenso", o en su defecto por votación a más tardar el 30 de junio.

Según apreciaciones de su contrincante el director del Banco de México, Agustin Carstens, Lagarde se perfila como la favorita.

Consultada por un periodista de la AFP el miércoles a su salida de encuentros bilaterales en la sede del FMI para saber si se sentía confiada antes de la audiencia, la ministra respondió: "!Siempre!".

El jueves por la mañana, la ministra francesa fue al departamento del Tesoro estadounidense para reunirse con su homólogo Timothy Geithner.

El secretario al Tesoro "piensa que las sólidas cualidades de dirigente y la experiencia de Lagarde la hacen una candidata excepcionalmente competente para el puesto de directora gerente", indicó una portavoz del Tesoro, Natalie Wyeth.

Estados Unidos había hecho un elogio similar del "talento financiero" y las "competencias políticas" de Carstens diez días antes, al final de un encuentro con Geithner. Esto prolonga el suspenso sobre la preferencia de Estados Unidos ya que calificó a ambos candidatos de "sólidos".

Carstens conoce bien las instancias del FMI luego de haber asistido a decenas de sus reuniones en la época en la que fue número tres del Fondo, entre 2003 y 2006.

Lagarde puede hacer valer las ocho reuniones semestrales del FMI en las cuales participó en representación de Francia. Su implicación en el seno de G20, del cuál el Fondo es un socio privilegiado, y en los tres planes de ayuda internacional implementados por la zona euro y el FMI (Grecia, Irlanda y Portugal) también le dan ventaja.

Según las entrevistas que Lagarde acordó a la prensa y a internautas, y a la carta de presentación que preparó con el fin de obtener la dirección de la institución internacional, la ministra francesa detallará, durante su audiencia, su visión de un FMI "reactivo, cooperativo, legítimo y equitativo". Mediante Twitter dijo además que es partidaria de un "liberalismo moderado".

La audiencia es la última etapa de una campaña que llevó a los dos candidatos a visitar varios países.

Lagarde estuvo en Brasil, India, China, y Portugal, también en las asambleas anuales del Banco Africano de Desarrollo, luego en Arabia Saudita y Egipto.

Según una fuente próxima del FMI, la idea de una candidatura de Lagarde había sido presentada a los Estados miembro antes del arresto del director gerente anterior, Dominique Strauss-Kahn el 14 de mayo en Nueva York, acusado de abuso sexual.

apr