El nivel de deuda pública del conjunto de la zona euro se situó en el 2018 en 85.1% del Producto Interno Bruto (PIB), dos puntos porcentuales por debajo de la ratio del año anterior y el más bajo desde el 2010, según los datos publicados por la oficina estadística europea, Eurostat, que señala a Grecia (181.1%) e Italia (132.2%) como los dos países más apalancados de la región tras alcanzar nuevos máximos de endeudamiento.

A pesar de la reducción de la ratio de deuda de la zona euro en el 2018, el volumen de endeudamiento aumentó el año pasado hasta 9.85 billones de euros, frente a los 9.76 billones del 2017, cifra que representa un nuevo máximo histórico para la eurozona.

En el conjunto de la UE, el nivel de deuda se situó en el 2018 en 80% del PIB, frente a 81.7% del año anterior, aunque en valores absolutos el endeudamiento aumentó hasta 12.71 billones de euros desde 12.57 billones del 2017, la cifra más elevada en la historia de la UE.

Al final del 2018, las menores ratios de deuda pública correspondieron a Estonia (8.4%), Luxemburgo (21.4%), Bulgaria (22.6%), Chequia (32.7%), Dinamarca (34.1%) y Lituania (34.2%), mientras que otros 14 países de la UE superaron el umbral de 60%, de los que los niveles más elevados de endeudamiento correspondieron en el 2018 a Grecia (181.1%), Italia (132.2%), Portugal (121.5%), Chipre (102.5%), Bélgica (102%), Francia (98.4%) y España (97.1 por ciento).

Entre los 28, únicamente Chipre, desde 95.8 a 102.5%; Italia, desde 131.4 a 132.2%; y Grecia, desde 176.2 a 181.1%, registraron unos mayores niveles de deuda pública en comparación con el 2017.

Déficit, en mínimos

Por otro lado, Eurostat informó que el déficit de la zona euro se situó el año pasado en 0.5% del PIB, lo que equivale a 60,543 millones de euros, la mitad que en el 2017 y el menor desequilibrio presupuestario en lo que va de siglo.

En el conjunto de la UE, el déficit bajó en el 2018 a 0.6% del PIB, cuatro décimas menos que en el 2017, lo que equivale a un desfase de 99,201 millones de euros, un desequilibrio presupuestario sensiblemente inferior a 154,012 millones del 2017.

Entre los 28, un total de 13 países lograron superávit en el 2018, incluyendo Luxemburgo (2.4%), Bulgaria y Malta (2% ambos), Alemania (1.7%), Países Bajos (1.5%), Grecia (1.1%), República Checa y Suecia (0.9% ambos), Lituania y Eslovenia (0.7% ambos), Dinamarca (0.5%), Croacia (0.2%) y Austria (0.1%), mientras que Irlanda cerró el ejercicio en equilibrio.

Los mayores déficit se registraron en Chipre (4.8%) y Rumania (3%), únicos países que superaron el umbral marcado por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, mientras que por debajo de este límite se situaron los déficits de España y Francia (2.5% ambos), Hungría (2.2%), Italia (2.1%), Reino Unido (1.5%), Letonia (1%), Eslovaquia, Finlandia y Bélgica (0.7%), Portugal (0.5%) y Polonia (0.4 por ciento).