Los expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE), que integran la Troika, concluyeron su visita a Grecia y aseguraron que hubo importantes progresos con el nuevo gobierno de Antonis Samaras.

En las conversaciones se comprometieron a completar un nuevo plan de ahorro de 11,500 millones de euros, que destrabaría un nuevo tramo de financiamiento para el gobierno rescatado.

El nuevo desembolso, que sería el tercero del nuevo préstamo aprobado por la comunidad internacional y el séptimo tras la intervención del 2010, podría ser liberado a finales de septiembre.

Hasta ahora van 87,590 millones de euros desembolsados en favor de Grecia desde mayo del 2010.

De acuerdo con el jefe de la misión del FMI, Poul Thomsen, las conversaciones tuvieron un buen desarrollo, pero el gobierno debe perfilar los ajustes presupuestales para mostrar los avances a una nueva inspección de la Troika, programada para septiembre próximo .

El plan de ajustes se conocerá a finales de agosto, según el gobierno de Samaras.

LAS TIJERAS DEL ESTADO

Según información de Reuters, desde junio del 2011, el Parlamento griego aprobó el recorte de 78,000 millones de euros que serían distribuidos en los siguientes tres años.

De este tramo de ajustes presupuestales se aplicaron de inmediato en el mismo mes una serie de ahorros públicos por 24,800 millones de euros.

Así que restarían otros 53,200 millones del ajuste que tendrían que distribuirse en lo que queda del 2012 y todo el 2013.

El lunes comenzará la discusión en el Parlamento griego para determinar exactamente de dónde saldrán los ajustes.

ymorales@eleconomista.com.mx