La secretaría de Hacienda (SHCP) reformó diversas disposiciones para la reestructura interna de la dependencia, entre las cuales se encuentran la precisión de las funciones encomendadas a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y las respectivas direcciones que están a su cargo.

Además adicionó y concentró otras actividades de la agencia antilavado del gobierno mexicano. Se especifica que compete a la UIF el establecimiento de medidas y procedimientos para prevenir y detectar actos, omisiones u operaciones que pudieran favorecer, prestar ayuda, auxilio o cooperación de cualquier especie para la comisión de los delitos de terrorismo y su financiamiento o de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Tendrá que presentar a Hacienda reportes sobre los actos, operaciones y servicios que las entidades obligadas realicen con sus clientes y usuarios, así como los actos de los miembros del Consejo de Administración, directivos, funcionarios, empleados y apoderados, que contravengan o vulneren la adecuada aplicación de las disposiciones en materia de lavado de dinero.

MAYOR COORDINACIÓN

Emitirá los lineamientos sobre el procedimiento y los criterios que las personas deban observar en términos de ley con respecto al adecuado conocimiento de sus clientes y usuarios; la información y documentación que, en su caso, dichas personas deban recabar para la apertura de cuentas o celebración de contratos relativos a las operaciones y servicios que preste y que acredite la identidad de sus clientes.

A cinco direcciones (de Evaluación Estratégica, Análisis Estadístico, Análisis de Operaciones, Análisis Financiero y Análisis Reactivo) se les encargará participar en el diseño de las formas oficiales para la presentación de reportes y analizar la información contenida en éstos, así como de las declaraciones conforme a la ley aduanera.

También tendrá que recabar directamente información de bases de datos. Se indica que dichas áreas que operan dentro de la UIF deberán trabajar en coordinación entre ellas y en la elaboración de propuestas de guías y mejores prácticas.

También se elaborarán estudios económicos y deberá existir una mayor coordinación con autoridades del Servicio de Administración Tributaria para la realización de actos de fiscalización.

CREAN NUEVAS UNIDADES

Entre los cambios en la estructura orgánica, destaca la creación de la Unidad de Contabilidad Gubernamental, que se encargará de implementar las normas y metodología aprobados por el Consejo de Armonización Contable. Además, habrá una Unidad de Evaluación del Desempeño del Gasto Federal ,que llevará a cabo acciones para la transparencia y participará en la planeación nacional del desarrollo con un presupuesto basado en resultados. Hacienda aclaró que estos movimientos no representan un mayor gasto.