Durante el primer trimestre de 2019, el poder adquisitivo del ingreso laboral aumentó 3.3%, respecto al cuarto trimestre de 2018, al pasar de 1,717.90 a 1,774.35 pesos. De manera anual se observa un aumento de 2.7%. En este trimestre, el ingreso laboral ha alcanzado niveles similares a los del primer trimestre de 2009, pero son aún menores a los de 2007.

Así lo dio a conocer el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) al presentar el informe trimestral de Índice de la Tendencia Laboral, quien detalló que aumentó 46.47 pesos como incremento anual.

Las líneas de pobreza extrema por ingresos aumentaron 5.4% en zonas urbanas y 5.6% en zonas rurales. Este crecimiento es superior a la inflación (INPC) que fue de 4.1% en el periodo

En contraste, durante el cuarto trimestre de 2018 el aumento del valor de las líneas de pobreza extrema por ingresos fue de 3.5% y 3.7%, en zonas rurales y urbanas, respectivamente. Coneval seguirá monitoreando la evolución del costo de la canasta alimentaria, toda vez que su incremento reciente puede afectar el poder adquisitivo de los hogares.

La masa salarial mostró un aumento de 4.6% entre el primer trimestre 2019 y el cuarto trimestre de 2018, al pasar de 189,379.09 a 198,102.76 millones de pesos en el periodo. Es el mayor aumento trimestral que se ha observado desde que existe la serie, 2005. 

En cuanto al cambio anual, la masa salarial aumentó 4.1% respecto al primer trimestre de 2018.

En 23 de las 32 entidades federativas disminuyó el porcentaje de población que no puede adquirir la canasta alimentaria con su ingreso laboral. Destacan los estados de Querétaro, Baja California y Sonora con disminuciones de 3.7, 3.3 y 3.1 puntos porcentuales entre el cuarto trimestre de 2018 y el primer trimestre de 2019, respectivamente. En contraste, en el mismo periodo, los tres estados con mayores aumentos en el porcentaje de población que no puede adquirir la canasta alimentaria con su ingreso laboral fueron Yucatán (3.1%), Chihuahua (1.8%) y San Luis Potosí (1.7%).

Al respecto, Luis Gómez, catedrático de la Facultad de Economía de la UNAM, comentó que “el salario mínimo subió de manera importante en el país y doble en la frontera, y eso por décadas se mantenía estancado; no obstante, se requiere que haya dinamismo en la economía para que no sólo haya empleo, sino que se refleje en un mejor ingreso para los trabajadores.