La tasa de inflación anual en México se colocó en un nivel de 3.78% a julio del 2019. Este resultado empata con el objetivo planteado por el Banco de México (Banxico)  (3% +/- un punto porcentual). Los precios de los energéticos y algunos alimentos de alto consumo se redujeron durante este mes, dando aire al nivel inflacionario.

En su comparación mensual el Índice de Precios al Consumidor (INPC) registró una variación de 0.38%, este incremento en el nivel de precios se explica por un ligero encarecimiento de algunas frutas y verduras, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La estabilidad en el nivel de precios nacional se deriva de un mayor control de los dos componentes del INPC. A julio de este año la inflación registrada tanto en el componente subyacente como en el no subyacente se coloraron dentro de la meta del Banxico, con tasas de 3.82 y 3.64% respectivamente.

En meses previos el componente no subyacente (agropecuarios y energéticos) tendía a registrar alzas pronunciadas mientras que el componente subyacente (alimentos procesados, mercancías no alimenticias y servicios) se mantenía moderado.

Baja precio de gas LP y gas natural

De los productos que influyeron de manera importante en el resultado inflacionario resaltan el gas doméstico LP y el gas natural.

Sólo de junio a julio, el precio del gas doméstico LP se redujo 2.56%, siendo el producto con mayor incidencia en la ponderación del INPC. Por su parte, el gas natural se abarató 1.47%, ocupando la novena posición en productos con mayor incidencia.

Otro energético que mostró una contracción en su precio fue la electricidad, en julio se comercializó 0.19% más barata que el mes previo. En este mes no se presentó sesgo por implementación de programas de tarifas especiales por temporada de calor.