Río de Janeiro.- La inflación brasileña se situó en noviembre en 1.01%, 0.19 puntos porcentuales más que en octubre, y en los últimos 12 meses acumula un aumento de 10.48%, el mayor índice desde 2003, informaron este miércoles las autoridades.

En un contexto de profunda recesión económica, el índice de precios al consumidor en Brasil no para de crecer con fuerza, impulsado por el aumento del costo de los alimentos y de los combustibles.

NOTICIA: Dilma, Petrobras y recesión, ¿qué pasó con Brasil?

De enero a noviembre pasados la inflación se situó en 9.62% y debe terminar el año en dos dígitos, pese a que el objetivo del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff era mantener controlado el aumento de los precios por debajo del 4.5 por ciento.

NOTICIA: Producción de vehículos en Brasil cae 22.3% en 2015

En un ambiente marcado por la crisis generada por el eventual juicio político contra Rousseff, que podría desembocar en su destitución por parte del Congreso, la economía brasileña vive una de las crisis más severas de las últimas décadas.

NOTICIA: Brasil acumula su peor contracción económica desde 1996

Con la inflación disparada, el crédito restringido y el desempleo en aumento, el consumo en los hogares está en retroceso y se espera que este año la recesión se sitúe en 3.5%, según analistas.

mac