Hong Kong, una de las dos regiones administrativas de China, la segunda economía más importante a nivel mundial, es uno de los centros financieros más importantes en el mundo. Las autoridades de esta región tienen una buena comprensión sobre sus riesgos de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, además de que cuentan con un régimen sólido en el combate de este ilícito. Sin embargo, investigar y castigar la corrupción y delitos fiscales, delitos precedentes del blanqueo de capitales, es el trabajo que debe de reforzar, según el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI).

Hace algunos días, el organismo presidido por Xiangmin Liu, de la República Popular de China, publicó el informe de evaluación mutua de Hong Kong, donde destacó el trabajo que han realizado sus autoridades para combatir el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, y también mencionó las áreas de oportunidad a mejorar, al ser uno de los centros financieros a nivel mundial, mismo que es visto como atractivo para quienes buscan blanquear dinero.

“Si bien Hong Kong tiene una baja tasa de criminalidad doméstica, se enfrenta a un riesgo significativo de atraer a quienes buscan blanquear el producto de delitos como la corrupción y la evasión fiscal (...) El nivel de comprensión de algunas áreas de lavado de dinero de mayor riesgo (por ejemplo, vinculadas a delitos fiscales y de corrupción de extranjeros) debe profundizarse aún más”, indicó el GAFI en su reporte, que se aprobó en la reunión plenaria del organismo en junio del 2019.

Desde la perspectiva del GAFI, organismo multilateral que emite recomendaciones para combatir el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, las autoridades de Hong Kong responden efectivamente a las solicitudes de cooperación de sus contrapartes extranjeras. Sin embargo, se señaló que, dada su posición como centro financiero internacional, no son suficientes las solicitudes de cooperación que realiza para investigar y castigar casos de lavado por delitos que se cometen en el extranjero.

“Las autoridades podrían centrarse más en enjuiciar el blanqueo del producto de delitos extranjeros”, se puede leer en el documento.

Castigo

De acuerdo con el documento, en Hong Kong investigar el lavado de dinero proveniente de fraudes es una de las fortalezas de esta región, pero a la vez se descuida investigar el blanqueo de capitales proveniente de compra-venta de drogas extranjeras, delitos fiscales y actos de corrupción que se pueden dar en otras partes del mundo.

Para el GAFI, si bien es importante que las autoridades inicien en promedio alrededor de 1,600 investigaciones por lavado de dinero cada año, los números de juicios y condenas se quedan cortos respecto a los casos investigados.

“El número de enjuiciamientos (un promedio de 120 por año) y condenas (un promedio de 95 al año) es mucho menor que el número de casos investigados, y las sentencias impuestas generalmente son bajas (...) Debe mejorar el enjuiciamiento por lavado de dinero relacionado con delitos cometidos en el extranjero y fortalecer la supervisión de ciertas empresas no financieras”, detalla el reporte.

Respecto a los riesgos que enfrenta para el financiamiento al terrorismo, el GAFI indicó que Hong Kong enfrenta un riesgo medio-bajo por este ilícito, pero detalló que, al ser un centro financiero internacional, y dada su posición geográfica, puede ser blanco para realizar transacciones que soporten la proliferación de armas de destrucción masiva.