Entrevista con Jorge Arce, director general de HSBC México

El director general de HSBC México, Jorge Arce, reconoce que los choques externos han cambiado la situación de crecimiento económico a nivel mundial, y eso impacta en México. Sin embargo, dada la fortaleza que presenta el país, hay mucho apetito, tanto de inversionistas locales como extranjeros por entrar a este mercado.

“Hay mucho apetito para financiar proyectos en México, de extranjeros y de locales; de bancos locales y extranjeros. Hay mucho apetito para invertir en México”, afirma.

En entrevista, el banquero precisa que la gente del dinero no invierte sólo por cómo le fue a la economía en un año, sino que lo hace a largo plazo en países que reflejan una oportunidad importante.

“Y difícilmente vas a encontrar un país que refleje una oportunidad tan buena como México, con la demografía, con el lugar geográfico donde está. Es difícil que otros países compitan contra México, por dinero en inversión”, destaca.

No obstante, menciona que se deben construir proyectos que estén hechos de tal manera que den los retornos adecuados para el riesgo que se espera tener.

“Entonces, creo que nadie detuvo sus planes de inversión por el crecimiento del primer año. Lo que sí es que México en los próximos 10 años tendrá una población joven, finanzas públicas prudentes y creemos que eso va a generar oportunidades que darán crecimiento”, dice.

Seguirá la apuesta por el país

Jorge Arce añade que nunca habrá un periodo de crecimiento indefinido, y lo que hacen los bancos es ajustarse a las necesidades puntuales de cada momento.

“Lo que sí te puedo decir es que a largo plazo México es un gran lugar para invertir si eres un banco como HSBC. A largo plazo es un banco que le está apostando; ha estado en la buenas, en las malas en México y va a seguir, es un banco muy importante. Para México tener a HSBC es muy importante, dada la trascendencia del banco y la globalidad, pero para HSBC estar en México es aún más importante, porque México es un país del Pacífico”, enfatiza.

México está fuerte

Jorge Arce comenta que, pese al entorno de menor crecimiento en todo el mundo, esta situación toma a México con fortaleza.

“Lo bueno es que agarran a un México fuerte, yo creo que es un México con sus finanzas públicas muy saludables, muy sólidas. Si podemos decir algo, es que se han manejado con extrema cautela, han reducido el tamaño del Estado, no se han gastado más de lo que deberían, tienen un superávit primario. Uno habla de un superávit primario de 1% y eso parece que es común en el mundo, pero eso no pasa, y también una deuda de 44.7% contra el Producto Interno Bruto, tampoco pasa seguido”, explica.

Agrega: “entonces es un país muy prudente en sus finanzas públicas. Un país que ya cambió su perspectiva. El tratado de libre comercio que se acaba de firmar y ratificar, sólo falta Canadá, cambia el paradigma del país significativamente”.

Necesaria, la inversión

Aunado a ello, comenta el banquero, ya se espera que empiecen a reactivarse los proyectos de infraestructura.

“Lo que sí esperamos es que ya se estén activando en la Ciudad de México muchos de los proyectos, proyectos grandes que la verdad generan mucho empleo y crecimiento; también estamos viendo que el gobierno federal tiene un inventario de proyectos muy importante, eso debería activar la inversión privada y pública, eso va a ayudar a romper un poco la inercia, el hecho que se haya aprobado el tratado de libre comercio quita una incertidumbre muy grande”, señala.

Menciona que, aunque aún no se tienen todas las bases, se sabe de algunos proyectos. “Son proyectos de alta envergadura, en transporte, logística, transmisión eléctrica, generación eléctrica, agua, aeropuertos, trenes. Hay una serie de cosas que debería detonar crecimiento económico, y si el gobierno invierte, lo que pasa es que primero el gobierno no construye. Entonces, cuando el gobierno invierte crea fuentes de trabajo y fuentes de negocio para el sector privado, y también hace que los inversionistas privados inviertan porque no todos los proyectos son 100% del gobierno. Entonces, eso rompe una inercia. El país necesita inversión para crecer, punto, no hay otra”, enfatiza.

En el caso de HSBC, agrega, se están analizando cada uno de los proyectos en los que pueda participar y se trabaja con los clientes, el sector privado y el gobierno, para estar activos en ello.

“Somos un banco muy bien capitalizado, es un banco que está creciendo, tenemos liquidez y debemos tener recursos suficientes para invertir o prestar en proyectos de una manera prudente. Nos interesa trabajar con nuestros clientes”, expresa.

Van por otros 2 millones de clientes

El director de HSBC México reconoce que el gran reto sigue siendo lograr una mayor inclusión financiera en el país, pero precisa que es un trabajo de todos. En el caso de HSBC, dice, la meta es sumar otros 2 millones de clientes a los 5 que hoy tienen entre los próximos tres a cinco años. Para ello, el banco se apoyará en parte de las nuevas herramientas digitales.

[email protected]