Varios gigantes de Internet, como Google en Reino Unido o Apple en Italia, han anunciado recientemente acuerdos -a veces controvertidos-, para hacer frente a sus problemas fiscales con países europeos, mientras la Unión Europea (UE) lanzó una ofensiva contra la optimización fiscal de las multinacionales. Se trata de una etapa decisiva, pero que plantea varias interrogantes.

¿Quién está implicado?

La mayoría de las gigantes de Silicon Valley entre ellos Google, Apple, Facebook y Amazon, conocidos con el acrónimo GAFA son regularmente acusados de querer eludir impuestos, mediante transferencias de ingresos de un país a otro y gracias a complejos montajes, en función de los tipos de imposición más beneficiosos.

Google anunció hace una semana que iba a pagar 130 millones de libras de impuestos atrasados al Reino Unido. A finales de diciembre, fue Apple quien aceptó pagar 318 millones de euros en Italia, para acabar con un litigio de tres años.

En mayo, Amazon anunció que contabilizaría sus ventas a partir de sus ramas nacionales en Reino Unido, Alemania, España, Italia y Francia y ya no desde Luxemburgo, país con condiciones más favorables.

¿Por qué se firmaron estos acuerdos?

Porque crece la presión. En los últimos años, las investigaciones fiscales contra las GAFA se han multiplicado. En Francia se exige a Google 500 millones de euros, y en Italia son 200 millones.

Hasta ahora no pasaba nada. Los estados eran timoratos. Pero esto está cambiando , afirmó Eric Vernier, investigador del Instituto de Relaciones Internacionales.

A nivel internacional, a iniciativa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), los jefes de Estado y de gobierno del G-20 adoptaron en noviembre el llamado BEPS, acuerdo para impedir que las multinacionales eludieran impuestos con estrategias contables.

¿Hacia la normalización fiscal?

No de momento. Los acuerdos suscritos en Italia o Reino Unido son compromisos y no resuelven todos los temas. Se trata de transacciones, no de sanciones , insistió Vernier. Aunque las sumas son importantes, estamos aún lejos de lo que los estados esperaban poder recuperar , añadió.

En Reino Unido, por ejemplo, el acuerdo con Google suscitó muchas críticas por ser demasiado suave con la empresa estadounidense.

¿Pueden los estados imponerse?

El resultado de las negociaciones sobre problemas fiscales pasados es incierto, pero la evolución de las normas internacionales debería impulsar a las multinacionales a limitar en el futuro sus estrategias de evasión fiscal.

Va a haber cambios en la legislación bastante importantes, que obligarán a las grandes empresas a adaptarse , analizó el fiscalista Laurence Mazevet, del gabinete Fidal.

Ofensiva contra multinacionales

La Comisión Europea (CE) lanzó una ofensiva contra la optimización fiscal, que cada año impide a los estados de la UE percibir miles de millones de euros.

Según un reciente estudio del Parlamento europeo, los ingresos no obtenidos oscilarían entre 50,000 y 70,000 millones de euros cada año .

Pierre Moscovici, comisario europeo de Asuntos Económicos, sostuvo que esta suma representa el equivalente al presupuesto de Bulgaria. Es dinero quitado a nuestros hospitales, transportes, o a cualquier otro servicio público vital , afirmó.

Para combatir estas prácticas, la Comisión presentó dos directivas, adoptadas por los 28 miembros.

La primera retoma uno de los puntos clave del plan de la OCDE: el intercambio automático de informaciones entre administraciones fiscales de los países de la UE sobre las actividades de las multinacionales. Éstas se verán obligadas a detallar sus resultados y su imposición fiscal, país por país.

Con la segunda directiva, la Comisión quiere tasar los beneficios en los países donde son realizados .