La posible designación del economista Gerardo Esquivel como subgobernador del Banco central de México puede significar una tendencia hacia un alza de los salarios mínimos en México, de acuerdo con un reporte de Bank of America Merrill Lynch. Esta institución calificó a Esquivel como un economista de perfil moderado (dovish) que ayudará a encaminar las políticas públicas de Andrés Manuel López Obrador, quien asumirá la Presidencia de México el 1 de diciembre.

El equipo de trabajo de López Obrador anunció el lunes la nominación del economista Gerardo Esquivel como subgobernador del Banco de México (Banxico) —en sustitución de Roberto del Cueto—, que se suma a la nominación previa de Jonathan Heath a la junta directiva del Banco central. Para BofA-ML, la llegada de Esquivel y de Heath representa para López Obrador la posibilidad de contar con dos personajes cercanos en el banco central.

En su reporte titulado Mexico Economic Watch, el banco privado estadounidense consideró que la cercanía de Esquivel con el próximo presidente de México impactará en las decisiones de política monetaria que tome en el Banxico durante la próxima administración. Además, respaldó los pronósticos de que el nuevo gobierno no tendrá aumentos agresivos en sus movimientos en las tasas de interés.

Gerardo Esquivel fue uno de los voceros de López Obrador en materia económica durante la campaña electoral y fue el uno de los autores de manual de su programa económico, conocido como “Pejenomics”, y que fue divulgado en mayo pasado.

Para el Bank of America-Merrill Lynch, con los nombramientos de Jonathan Heath y de Esquivel en el banco central, la próxima junta directiva del Banxico se inclina hacia un lado más moderado. Aunque Heath no es tan moderado, el BofA-ML lo considera como un personaje menos agresivo que su predecesor, Manuel Ramos Francia. El banco no se pronunció sobre la posición de Roberto del Cueto, a quien sustituirá Esquivel.

El BofA-ML también respaldó los pronósticos del futuro secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, que el presupuesto para el 2019 tendrá un superávit primario de 1% y que la relación deuda/PIB no aumentará, pero alertó que a la próxima administración le resultará difícil conseguir los recursos para financiar las promesas de campaña de López Obrador como la construcción del Tren Maya, el Tren del Itsmo de Tehuantepec, la refinería en el estado de Tabasco y la pensión universal, sin un alza en los impuestos y un superávit primario mayor que el de este año.

[email protected]