A un año de que inició operaciones el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo (FMP), expertos indican que cada vez está más lejos de lograr que se vuelva una fuente de ahorro de largo plazo para el país, pues, ante el complejo contexto internacional, los recursos que obtiene se destinan en su mayoría a financiar al gobierno del país.

Marcelo Delajara, director de Crecimiento Económico y Mercado Laboral del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) explicó que cada año este fondo se encarga de administrar los recursos que se obtengan de los contratos y licitaciones para la exploración y la extracción de hidrocarburos que el gobierno mexicano otorga a diversas empresas del sector energético, incluyendo a Petróleos Mexicanos (Pemex).

Una vez que se obtiene este dinero, cada año el fondo tiene que transferir al Estado el equivalente a 4.7% del Producto Interno Bruto (PIB), que será distribuido en otros ocho fondos. En caso de que se obtengan ingresos mayores a 4.7% del PIB; ese dinero servirá como ahorro. El cual sólo vendrá después de hacer esas transferencias, por lo que éste fluirá muy lento .

Sin embargo, Delajara comentó que este 4.7% del PIB debería ser replanteado, en el sentido de que puede ser una presión alta ante el entorno que está viviendo el país y dificultaría más la capacidad de poder crear una fuente verdadera de ahorro, que pueda ayudar a invertir en innovación y tecnología.

Si realmente se quisiera tener un ahorro importante, sin duda, ese 4.7% no debería ir al Estado, porque ya cobra impuestos, es decir, estos fondos que recauda el fondo petrolero son después de impuestos (...), el tema es por qué recién empezamos ahorrar después de que el Estado ha recibido una parte , cuestionó.

Cuando el Estado pueda pagar sus gastos corrientes con otras fuentes de ingreso más genuinas y que sean permanentes, el fondo crecerá más rápido, el Estado todavía no es tan independiente del financiamiento del sector petrolero, por lo que fue una decisión política, y económicamente, tiene que ver con las restricciones que el Estado tiene para financiarse todavía .

Fondo debe adaptarse ?a la realidad de México

Al cierre de enero del 2016, las transferencias hechas por el Fondo Mexicano del Petróleo fueron por 27,593 millones de pesos, lo que significó una caída de 19.60% respecto de lo registrado en el mismo periodo pero del 2015. De este total, entre el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios, el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas y el Presupuesto de Egresos de la Federación representaron 87.29% de las transferencias.

Fernando Ramones, investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), comentó que el FMP debe adaptarse a la situación económica del país, en especial a la coyuntura del mercado energético, en el sentido de que al tener un bajo precio del petróleo y una reducción en la producción, 4.7% del PIB en transferencias debería ajustarse.

En la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria se dice que cuando los ingresos petroleros bajen, el dinero se dirige directamente a presupuesto, ello con la finalidad de mantener la costumbre de que las finanzas públicas del país no se vean afectadas; es decir, todavía existe una dependencia de los ingresos petroleros .

No obstante, aclaró, el propósito por el que se creó el fondo no fue ése, sino ser una herramienta para llevar a cabo ahorro de largo plazo e inversión en infraestructura y en programas de desarrollo de capital humano.

Agregó que si bien existen esfuerzos por parte del gobierno federal de ajustarse ante la caída de los ingresos petroleros, todavía se encuentran áreas de oportunidad que podrían beneficiar las finanzas públicas del país y su desarrollo económico.

Un ejemplo, insistió el experto, sería reducir el objetivo de 4.7% del PIB de las transferencias ordinarias del Fondo Mexicano del Petróleo al Presupuesto de Egresos de la Federación, ya que este elemento se encuentra en función del crecimiento del PIB y no de las realidades del sector petrolero.

Esta condición complica la recaudación en su totalidad de las transferencias y se pierde la oportunidad de utilizar las herramientas de inversión del largo plazo que tiene el Comité Técnico del Fondo Mexicano del Petróleo .

elizabeth.albarran@eleconomista.mx